Foto: Christopher Vanegas
El bulevar Antonio Cárdenas se vio lleno de sangre, luego de que trabajadores vertieran sangre y viseras al drenaje pluvial, acto que tienen estrictamente prohibido

Cual película de terror, ríos de sangre se vieron por el bulevar Antonio Cárdenas, que tienen como origen el rastro municipal, luego de que trabajadores vertieron sangre y visceras al drenaje pluvial, acto que tienen estrictamente prohibido.

Una vez más la realidad atemoriza a la ciudadanía, luego de que vecinos de la colonia Lomas del Refugio reportaron con horror como salía sangre de una alcantarilla, por lo que hicieron el reporte al sistema de emergencias 066.

Cuando las autoridades acudieron se percataron que la sangre provenía del Rastro Municipal, por lo que notificaron a personal de servicios primarios y de Ecología Municipal, por lo que acudieron a realizar las inspecciones correspondientes. Hasta esta hora no se había procedido a la clausura.