Foto: Especial
Y no sólo es un camión eléctrico grande, también es el vehículo con la mayor batería jamás instalada y sus creadores afirman que también es el vehículo eléctrico más potente del planeta

POR JESÚS MARTÍN PARA MOTORPASION

Los vehículos destinados a la minería son fascinantes por sus dimensiones XXL y los trabajos que pueden llegar a realizar sin apenas despeinarse. Ahora una de estas máquinas ha dejado de ser un camión contaminante para convertirse en el camión eléctrico más grande del mundo.

Y no sólo es un camión eléctrico grande, también es el vehículo con la mayor batería jamás instalada y sus creadores afirman que también es el vehículo eléctrico más potente del planeta, aunque este dato concreto no ha sido revelado.

Foto: Especial

Una batería como la de seis Tesla juntos

Desde hace un par de meses el eDumper bautizado como Lynx ya está trabajando a pleno funcionamiento, así que ya se ha convertido por derecho propio en el vehículo eléctrico autopropulsado con ruedas de mayor tamaño que está pisando la faz de la tierra, y además lo está haciendo de una manera más o menos sostenible si obviamos el impacto ambiental inherente a su trabajo.

Inicialmente este camión ya era uno de los vehículos más grandes del planeta gracias a su base, ya que se ha utilizado para su elaboración un Komatsu HD 605-7 usado, aunque a decir verdad sus cotas de 9,35 x 4,23 x 4,4 metros poco tienen que hacer contra el dumper más enorme del mundo: el grotesco BelZA 75710 de 20,6 x 8,16 x 9,87 metros.

Foto: Especial

Partiendo de la máquina japonesa, la Universidad Interestatal de Ciencias Aplicadas de Buchs en Suiza ha liderado un proyecto en el que con la colaboración de diferentes agentes han conseguido transformar al dumper en una especie de Hulk a pilas que durante su jornada de trabajo es, según sus creadores, capaz de producir más electricidad de la que utiliza, aunque eso habría que verlo porque entonces habrían inventado una máquina de movimiento perpetuo que iría en contra de la segunda ley de la termodinámica.

Donde antes se encontraba un motor turbodiésel de seis cilindros, 23,15 litros, 740 CV y 3.324 Nm de par motor, ahora se ubica una enorme batería de níquel-manganeso con 1.440 celdas que suman un total de 600 kWh de capacidad. Este descomunal paquete de 4,5 toneladas ha sido desarrollado por la empresa alemana Lithium Storage GmbH y es como apilar seis veces las baterías de mayor capacidad utilizadas por Tesla en sus coches eléctricos.

Este paquete alimenta una pareja de motores eléctricos cuya potencia no ha sido especificada. Sí sabemos que uno mueve las ruedas del eje trasero y el otro se utiliza únicamente para mover el sistema hidráulico que maneja el equipo de frenos, dirección y basculante. Este segundo motor tiene una potencia de 200 kW (268 CV).

Con las modificaciones necesarias para realizar sus labores, el eDumper sube de vacío desde el fondo de la mina hasta el punto de carga donde le echan encima hasta 60 toneladas de cal y marga que tiene que bajar. Gracias a las leyes de la física, una pendiente descendente del 13% y a la frenada regenerativa este camión eléctrico acumula en sus baterías más energía de la que luego gasta para subir de nuevo de vacío. O al menos eso prometen sus creadores. Aseguran que el descenso con una masa total de 130 toneladas genera tanta energía cinética como para rellenar sus baterías.

Foto: Especial

Y así 20 veces por jornada, lo que sobre el papel generaría un excedente diario de unos 200 kWh que son utilizados para alimentar otros consumos eléctricos de la planta a través de un inversor.

Según la propia información de sus responsables, el eDumper conseguirá un ahorro anual más que suculento en costes ambientales ya que dejará de emitir 130 toneladas de CO2 al año y no gastará una cantidad estimada de 50.000 litros de diésel anuales. Teniendo en cuenta que el proyecto tiene una vida aproximada de 10 años son 1.300 toneladas de CO2 y medio millón de litros de diésel que el planeta se ahorra gracias a una sola máquina.

Aparte de todo esto, el eDumper es un nuevo avance en este tipo de maquinaria ya que supone un suculento ahorro en costes de mantenimiento y operativos al contar con menos piezas móviles susceptibles de tener que ser reparadas o cuyas reparaciones ralenticen el ritmo de la explotación.

POR JESÚS MARTÍN PARA MOTORPASION