Foto: Especial

César Motola Berlanga, quien mantiene una demanda mercantil en contra de la empresa LALA de México por el reclamo de 50 acciones fundadoras de su abuelo, reprochó que la agente del Ministerio Público, Nadia Carmina Galarza Rodríguez, no obedeciera las órdenes de investigación de la Procuraduría.

Hace unos días Vanguardia publicó la historia del señor César Motola, heredero de María del Carmen Berlanga Valdés hija de Ignacio Berlanga García (ambos fallecidos) mantiene un juicio mercantil a la par de una incidencia criminal por la presunta comisión de delito de Abogados, Patronos y Litigantes del abogado defensor, Yonari Hernández. Sin embargo, Motola Berlanga aseguró que ya se dictó “ejercicio de no acción penal” sin que, insistió, se hiciera ninguna investigación.

“Un notario constató que ninguna de las actuaciones ordenadas han sido efectuadas por parte de la agente del Ministerio Público”, comentó Motola.

El demandante leyó una acta del notario 19, José Ortiz, quien constató que: “45 minutos más tarde y tras la entrada del secretario y policía ministerial, aparecieron de la nada papelería que carece de los siguientes elementos que dan certeza: domicilio donde debe ser notificado el representante, firma al margen y sin estampado por quien recibió el ordenamiento pero no está identificada tal cual lo dicen las leyes. No existe descripción del actuario del lugar donde entregó ni acta circunstanciada”.

 A nombre de quién se pagan

César Motola cuestionó a nombre de quién se están pagando esas 50 acciones fundadoras, “quién está pagando los impuestos de esas entradas”, preguntó Motola.

 Mencionó que en el juicio mercantil también se pidió que la Secretaría de Hacienda se involucrara pero el juez “me quitó el derecho a que Hacienda revisara”. 

“Cómo se tras tasan las acciones, cómo pagan los impuestos entre ellos, quién cobra los dividendos del capital social. Esa es la caja de pandora”, consideró.

Motola Berlanga mostró copias certificadas del acta constitutiva de 1951, donde su abuelo Ignacio Berlanga García aparece como el accionista fundador 73, sin derecho a retiro.