El presidente de EU, Barack Obama se reúne con su homólogo cubano, Raúl Castro, en la sede de las Naciones Unidas. Foto EFE/Behar Anthony
"El bloqueo impuesto a Cuba persiste en su totalidad, está en completa aplicación, no ha sido en absoluto modificado", señaló Bruno Rodríguez.

Naciones Unidas.- El presidente de Cuba, Raúl Castro, pidió hoy a su homólogo estadounidense, Barack Obama, que utilice sus facultades ejecutivas para debilitar el embargo contra la isla si quiere seguir avanzando en el proceso de normalización de relaciones.

Así lo explicó el canciller cubano, Bruno Rodríguez, tras el encuentro que mantuvieron los dos presidentes en la sede de las Naciones Unidas, una cita en la que Castro dijo que los avances hacia la normalización dependerán de lo que ocurra con el embargo.

"No habrá normalización con bloqueo, y no habrá progreso sustancial en el proceso de normalización sin cambios sustanciales en la aplicación del bloqueo", dijo Rodríguez, quien destacó que las decisiones ejecutivas tomadas hasta ahora por Obama "son de valor muy limitado".

El responsable cubano de Exteriores recordó que el presidente de EU dispone de "amplias facultades ejecutivas" que "le permitirían modificar sustancialmente muchos elementos de la aplicación del bloqueo".

Según Rodríguez, hasta ahora las acciones de Obama en ese ámbito "no tocan ningún hecho significativo de la aplicación del bloqueo contra Cuba" y su alcance y profundidad han sido "limitadísimas".

"El bloqueo impuesto a Cuba persiste en su totalidad, está en completa aplicación, no ha sido en absoluto modificado", señaló el canciller.

"El ritmo del proceso de normalización de las relaciones bilaterales (...) dependerá del levantamiento del bloqueo, dependerá de que la realidad del bloqueo sea modificada sustancialmente mediante la utilización de las muy amplias facultades ejecutivas que conserva el presidente de los Estados Unidos", insistió.

Desde el anuncio en diciembre del inicio del proceso para la normalización bilateral, Obama ha pedido sin éxito al Congreso de Estados Unidos, controlado ahora por la oposición republicana, el levantamiento del embargo económico impuesto a Cuba hace más de medio siglo.

Castro, en su intervención este lunes ante la Asamblea General de la ONU, ya dejó claro que esa normalización de vínculos se alcanzará, entre otras cosas, cuando "se ponga fin al bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba".

Como viene haciendo desde hace más de dos décadas, Cuba tiene previsto someter a votación el próximo 27 de octubre una resolución en la Asamblea para condenar el embargo.

Rodríguez dijo hoy desconocer cómo se pronunciará Estados Unidos, que por ahora ha dicho no haber decidido el sentido de su voto.

En el encuentro de hoy, el segundo entre los dos presidentes desde que se anunció el acercamiento, el líder cubano "ratificó la voluntad de construir un nuevo tipo de relaciones", según dijo Rodríguez en una conferencia de prensa.

La reunión, explicó el canciller, se desarrolló en "un ambiente respetuoso y constructivo" y sirvió para intercambiar impresiones sobre la visita del papa Francisco a los dos países, tratar la cooperación en "áreas de beneficio mutuo" y abordar cuestiones relativas a "la solución de problemas pendientes".

Rodríguez recordó que los dos países están ya dialogando en numerosas áreas como el medio ambiente, la lucha contra el narcotráfico, la búsqueda y salvamento de personas en el mar, el terrorismo, la salud o los servicios de correos.

Además, dijo que Cuba está dispuesta a discutir un proceso de reparaciones económicas para resolver las reclamaciones que se hacen mutuamente los dos países.

El canciller destacó, sin embargo, que Washington y La Habana continúan manteniendo profundas diferencias en asuntos exteriores y en otros ámbitos.

Entre otras cosas, Rodríguez recordó que su Gobierno considera la devolución de los territorios donde se encuentra la base de Guantánamo como un "elemento de alta prioridad en el proceso de normalización".

Al mismo tiempo, consideró que "hay una oportunidad de avanzar significativamente en la normalización de las relaciones bilaterales en el periodo del presidente Obama" y que las dos partes deben "aprovechar el tiempo" que le queda en la Casa Blanca.

Rodríguez recordó que Castro considera a Obama un "hombre honesto" y del que admira "su origen humilde" y aseguró que los encuentros entre ambos han sido siempre "cordiales".

La Casa Blanca, por el momento, se ha limitado a señalar que en la reunión de hoy los dos líderes hablaron del "proceso continuo de restablecer relaciones" entre EU y Cuba.

Obama dijo a Castro que reformas en Cuba aumentarían impacto de su apertura

El presidente de EU, Barack Obama, dijo hoy a su homólogo de Cuba, Raúl Castro, que las "reformas continuas" en ese país "aumentarían el impacto" de los cambios adoptados por su Gobierno para relajar el embargo hacia la isla, según la Casa Blanca.

Durante la reunión que ambos mantuvieron en la sede de la ONU, Obama reiteró también a Castro el "apoyo" de EUa los derechos humanos en Cuba, detalló la Casa Blanca en un comunicado.

En ese sentido, el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, comentó a los periodistas en el avión de regreso a Washington que Obama "reafirmó" ante Castro su "compromiso" con lograr que el Gobierno cubano "haga un mejor trabajo" en la protección de los derechos humanos de sus ciudadanos.

Además, Obama instó a Castro a llevar a Cuba "en una dirección positiva", según Earnest.

La Casa Blanca indicó en el comunicado que la reunión estuvo centrada en hablar de los "últimos avances" en el proceso de normalización de las relaciones, así como en las "medidas adicionales" que pueden tomar los dos Gobiernos para "profundizar la cooperación".

En ese sentido, Obama destacó ante Castro los recientes "cambios normativos" anunciados por su Gobierno y que "permitirán a más estadounidenses viajar y hacer negocios con Cuba", además de "ayudar a mejorar las vidas del pueblo cubano".

La semana pasada entraron en vigor nuevas normas adoptadas por el Gobierno de EU que amplían a sus ciudadanos las facilidades para viajar, hacer negocios, enviar remesas y prestar servicios de telecomunicaciones en Cuba, aunque el turismo sigue prohibido.

De acuerdo con la Casa Blanca, Obama también subrayó el "progreso" que ha supuesto el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con la reapertura en julio pasado de las embajadas en Washington y La Habana.

Asimismo, Obama y Castro también abordaron la reciente "visita exitosa" del papa Francisco a Cuba y EU.

Tras el encuentro, el canciller cubano, Bruno Rodríguez, explicó en una conferencia de prensa que Castro pidió a Obama que utilice sus facultades ejecutivas para debilitar el embargo contra la isla si quiere seguir avanzando en el proceso de normalización de las relaciones bilaterales.

Rodríguez argumentó que, hasta ahora, las acciones de Obama en ese ámbito "no tocan ningún hecho significativo de la aplicación del bloqueo contra Cuba" y su alcance y profundidad han sido "limitadísimas".