AP
A las esposas de las víctimas se les entregó las medallas que hubieran recibido sus maridos

54 días después de la tragedia del Chapecoense, el equipo volvió a las canchas en medio de un homenaje a las 19 víctimas que perdieron la vida en el accidente aéreo. 

Fue un partido amistoso ante el Palmeiras donde recolectaron fondos para las víctimas y sus familiares. 

El arquero Jackson Follmann, que sufrió la amputación de parte de la pierna derecha tras la tragedia, levantó junto al defensor Neto y al lateral Alan Ruschel el trofeo bajo una oleada de aplausos.

 Las esposas de las víctimas del accidente ingresaron luego al terreno de juego, donde se les entregaron las medallas que hubieran recibido sus maridos.

El juego terminó empatado a 2 donde el resultado fue lo de menos, porque quedó demostrado que el futbol mueve los corazones de las personas. 

En diciembre, el equipo sufrió un accidente donde murieron 71 de 77 personas a bordo del avión, que se estrelló a las afueras de Medellín, para jugar la final de la Copa Sudamericana ante el Atlético Nacional.

El Chapecoense fue declarado campeón del certamen sudamericano.