Foto: Cortesía
Se dijo que el hecho es muy grave porque incluso pudo haberse puesto en riesgo la salud de quienes la recibieron porque hasta ahora desconocen si les inyectaron agua, alguna sustancia tóxica o vacunas mal preservadas

Monterrey, Nuevo León.- Las autoridades de Nuevo León investigan y procedieron a la clausura de una clínica en San Nicolás en donde presuntamente estaban aplicando vacuna Pfizer en contra del Covid-19 a un precio de 11 mil 100 pesos la dosis.

En su informe diario, el Secretario de Salud, Manuel de la O Cavazos, compartió que denuncias anónimas les permitieron conocer de la existencia de este lugar en contra del cual se armó un operativo en el que participó personal de Fuerza Civil.

Detalló que en el sitio se detuvieron a seis personas que laboraban como personal médico de la clínica los cuales ya se encontraban rindiendo su declaración en torno a los sucesos, este mismo miércoles.

“Algunas personas me hablaron a mí personalmente”, citó el funcionario estatal sobre la forma en que detectaron la clínica clandestina.

Destacó que se está investigando si se trata realmente de vacunas de la farmacéutica Pfizer así como el origen de su procedencia.

Dijo que el hecho es muy grave porque incluso pudo haberse puesto en riesgo la salud de quienes la recibieron porque hasta ahora desconocen si les inyectaron agua, alguna sustancia tóxica o vacunas mal preservadas.

Compartió que cuando arribaron, las dosis estaban en hileras sin hielos.

“Había muchas personas aplicándose la vacuna y a cada persona le cobraban 11 mil 100 pesos”, señaló.

Expuso que ya se están haciendo las investigaciones correspondientes sobre más involucrados en el delito que es del orden federal.

“No sé si les están poniendo agua, alguna solución que les puede dañar la salud, tal vez es la vacuna de Pfizer, pero que ya perdió la acción”, reiteró.

Compartió que detectaron que en el Fraccionamiento las Misiones, que se ubica por la carretera Nacional, 80 personas  ya se aplicaron esa supuesta vacuna.

De la O Cavazos afirmó que la escasez de las vacunas contra el Covid y el deseo de supervivencia de la gente están detonando un mercado negro o clandestino.