El secretario de Seguridad informó que la zona está actualmente en disputa por organizaciones criminales

Durante la conferencia de prensa señalaron que la Colonia LeBarón, donde la familia homónima fue víctima de una sangrienta emboscada, ha sido víctima una vez más de los antecedentes violentos del municipio de Galeana, señaló el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Un periodista señaló que la familia LeBarón tenían seguridad de la Policía Federal y se les fue retirada. Preguntaron si el gobierno estadounidense había emitido algún comunicado, ya que también son estadounidenses.

Por su parte, el Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo dijo que "es una zona en disputa entre distintos grupos criminales, hay una célula, vinculada al Cártel del Pacífico, que tiene una presencia criminal relevante en Aguaprieta y en la sierra en los límites entre los estados de Sonora y Chihuahua.

Subrayó que hay posibilidades de que exista una disputa entre grupos criminales, ya que en Chihuahua también existen estas organizaciones. Asimismo, aseguran que el propio Julián LeBarón estimó que los acontecimientos no están vinculados con una cuestión familiar.

"Sí hay enfrentamiento entre estas organizaciones criminales por una disputa territorial", señaló Durazo.

"También hay grupos criminales del lado de Chihuahua que pretenden tomar control de zonas territoriales del estado de Sonora, en acuerco con grupos criminales de Sonora", añadió Durazo.

El Presidente pidió no sacar conclusiones sobre las causas porque apenas se está recolectando la información "y para no caer en conjeturas, esperar".

Asimismo, reiteró su compromiso de informar sobre los datos que se vayan dando a conocer. "Todo lo que sepamos, se va dar a conocer para que no se elaboren a la carrera, con prisa y que no se cometa una imprudencia".

"Es una zona muy violenta desde hace muchos años, me consta que en Galeana, en una ocasión asesinaron al jefe de policía hace 10 ó 15 años", dijo López Obrador y añadió que la familia LeBarón, particularmente uno de ellos encabezó un movimiento para pedir protección, "la pacificación de la zona, pero vamos a esperar qué dicen las investigaciones".

Derivado de los hechos violentos, se recató a dos menores quienes se encuentran en mejores condiciones, "salvo una menor que tiene una herida de bala en la espalda, pero fuera de peligro", señaló Alfonso Durazo.