Especial
Se dice que tras una pandemia en general la gente gasta más, asume más riesgos y exige más a los políticos, al menos esto es lo que nos dice la historia...

Un artículo de The Economist nos da un esbozo sobre cómo altera (¿para bien?) a las economías y a las sociedades una pandemia, cuáles son los cambios que provoca en el colectivo a nivel socio-económico de las poblaciones. Se dice que en general sobreviene un auge, la gente gasta más, asume más riesgos y exige más a los políticos, al menos esto es lo que nos dice la historia, así que si queremos saber qué esperar tras esta pandemia, tal vez la respuesta esté en conocer la manera en que nuestros antepasados se enfrentaron a las pandemias que les tocó vivir.
 
Aquí el artículo completo: 

La pandemia de cólera de principios de la década de 1830 afectó duramente a Francia. Acabó con casi el 3% de los parisinos en un mes y los hospitales se vieron abrumados por pacientes cuyas dolencias los médicos no podían explicar. El fin de la plaga provocó una reactivación económica, con Francia siguiendo a Gran Bretaña en una revolución industrial. Pero como sabe cualquiera que haya leído “Los Miserables”, la pandemia también contribuyó a otro tipo de revolución. 

Los pobres de la ciudad, más afectados por la enfermedad, fulminaron a los ricos, que habían huido a sus casas de campo para evitar el contagio. Francia vio inestabilidad política durante años.

GRAFICO 1

Hoy, incluso cuando el covid-19 se propaga por los países más pobres, el mundo rico está al borde de un auge posterior a la pandemia. Los gobiernos están levantando las órdenes de quedarse en casa a medida que las vacunas reducen las hospitalizaciones y las muertes por el virus. Muchos pronosticadores calculan que la economía de Estados Unidos crecerá más del 6% este año, al menos cuatro puntos porcentuales más rápido que su tendencia prepandémica. A otros países también les espera un crecimiento inusualmente rápido (ver gráfico 1). El análisis de The Economist de los datos del pib de las economías del g- 7 que se remontan a 1820 sugiere que tal aceleración sincronizada en relación con la tendencia es poco común. No ha sucedido desde el boom de la posguerra de la década de 1950.

La situación es tan desconocida que los economistas están recurriendo a la historia en busca de una idea de qué esperar. El registro sugiere que, después de períodos de trastornos no financieros masivos, como guerras y pandemias, el pib se recupera. Ofrece tres lecciones más. En primer lugar, si bien la gente está dispuesta a salir y gastar, persiste la incertidumbre. En segundo lugar, las crisis alientan a las personas y las empresas a probar nuevas formas de hacer las cosas, lo que trastorna la estructura de la economía. En tercer lugar, como muestra “Los Miserables”, a menudo sigue la agitación política, con consecuencias económicas impredecibles.

Considere el gasto del consumidor primero. La evidencia de pandemias anteriores sugiere que durante la fase aguda las personas se comportan como lo hicieron durante el último año de covid-19, acumulando ahorros a medida que se desvanecen las oportunidades de gasto. En la primera mitad de la década de 1870, durante un brote de viruela, la tasa de ahorro de los hogares de Gran Bretaña se duplicó. La tasa de ahorro de Japón se duplicó con creces durante la Primera Guerra Mundial. En 1919-20, mientras la gripe española se desataba, los estadounidenses escondieron más efectivo que en cualquier año posterior hasta la Segunda Guerra Mundial. Cuando estalló la guerra, los ahorros volvieron a aumentar, y los hogares acumularon saldos adicionales en 1941-45 por valor de alrededor del 40% del pib .

La historia también ofrece una guía de lo que la gente hace una vez que la vida vuelve a la normalidad. El gasto aumenta, lo que impulsa la recuperación del empleo, pero no hay mucha evidencia de exceso. La noción de que la gente celebró el fin de la Peste Negra con "fornicación salvaje" y "alegría histérica", como suponen algunos historiadores, es (probablemente) apócrifa. La década de 1920 estuvo lejos de rugir, al menos al principio. En la víspera de Año Nuevo de 1920, después de que la amenaza de la gripe española había pasado de manera decisiva, "Broadway y Times Square se parecían más a los viejos tiempos", según un estudio, pero Estados Unidos, no obstante, se sentía como "una nación enferma y cansada". Un documento reciente de Goldman Sachs, un banco, estima que en 1946-49 los consumidores estadounidenses gastaron solo alrededor del 20% de sus ahorros excedentes. Ese gasto adicional ciertamente ayudó al boom de la posguerra, aunque los informes mensuales de "situación empresarial" del gobierno a fines de la década de 1940 estaban llenos de preocupación por una desaceleración inminente (y, de hecho, la economía entró en recesión en 1948-49). De hecho, el consumo de cerveza se redujo. La cautela de los consumidores puede ser una de las razones por las que hay poca evidencia de aumentos repentinos de la inflación inducidos por una pandemia (ver gráfico 2).

La segunda gran lección de los auges posteriores a una pandemia se relaciona con el "lado de la oferta" de la economía: cómo y dónde se producen los bienes y servicios. Aunque, en conjunto, las personas parecen estar menos interesadas en la frivolidad después de una pandemia, algunas pueden estar más dispuestas a probar nuevas formas de ganar dinero. Los historiadores creen que la peste negra hizo que los europeos fueran más aventureros. Subir a un barco y zarpar hacia nuevas tierras parecía menos riesgoso cuando tanta gente estaba muriendo en casa. “Apollo's Arrow”, un libro reciente de Nicholas Christakis de la Universidad de Yale, muestra que la pandemia de gripe española dio paso a “mayores expresiones de asunción de riesgos”. De hecho, un estudio para la Oficina Nacional de Investigaciones Económicas de Estados Unidos, publicado en 1948, encontró que el número de nuevas empresas se disparó a partir de 1919. Hoy en día, la formación de nuevas empresas está aumentando una vez más en todo el mundo rico.

GRAFICO 2

Otros economistas han establecido un vínculo entre las pandemias y otro cambio en el lado de la oferta de la economía: el uso de tecnología que ahorra mano de obra. Los jefes pueden querer limitar la propagación de enfermedades y los robots no se enferman. Un artículo de investigadores del fmi analiza varios brotes recientes de enfermedades, incluidos el ébola y el sars., y encuentra que "los eventos pandémicos aceleran la adopción de robots, especialmente cuando el impacto en la salud es severo y está asociado con una recesión económica significativa". La década de 1920 también fue una era de rápida automatización en Estados Unidos, especialmente en la operación telefónica, uno de los trabajos más comunes para las jóvenes estadounidenses a principios de la década de 1900. Otros han establecido un vínculo entre la peste negra y la imprenta de Johannes Gutenberg. Todavía hay poca evidencia sólida de un aumento en la automatización debido al covid-19, aunque abundan las anécdotas.

Sin embargo, si la automatización priva a las personas de puestos de trabajo es otro asunto. Algunas investigaciones sugieren que, de hecho, a los trabajadores les va mejor después de las pandemias. Un artículo publicado el año pasado por el Banco de la Reserva Federal de San Francisco encuentra que los salarios reales tienden a subir. En algunos casos, esto se debe a un mecanismo macabro: la enfermedad sacrifica a los trabajadores, dejando a los supervivientes en una posición de negociación más fuerte.

En otros casos, sin embargo, el aumento de los salarios es producto de cambios políticos, la tercera gran lección de los auges históricos. Cuando la gente ha sufrido en gran número, las actitudes pueden cambiar hacia los trabajadores. Eso parece estar sucediendo esta vez: los legisladores de todo el mundo están menos interesados ??en reducir la deuda pública o evitar la inflación que en reducir el desempleo. Un nuevo artículo de tres académicos de la London School of Economics también encuentra que el covid-19 ha hecho que las personas en toda Europa sean más reacias a la desigualdad.

Estas presiones, en algunos casos, se han convertido en desorden político. Las pandemias exponen y acentúan las desigualdades preexistentes, lo que lleva a quienes están en el lado equivocado del trato a buscar una reparación. El ébola, en 2013-16, aumentó la violencia civil en África occidental en un 40%, según un estudio. Una investigación reciente del fmi considera el efecto de cinco pandemias, incluidos el Ébola, el sars y el Zika, en 133 países desde 2001. Se encuentra que condujeron a un aumento significativo en el malestar social. "Es razonable esperar que, a medida que la pandemia se desvanezca, los disturbios puedan volver a surgir en lugares donde existía anteriormente", escriben los investigadores en otro fmi.papel. El malestar social parece alcanzar su punto máximo dos años después de que termina la pandemia. Disfrute del boom que se avecina mientras dure. En poco tiempo, puede haber un giro en la historia. 

Aquí puedes consultar el artículo original en The Economist: "What history tells you about post-pandemic booms"