Foto: Vanguardia/Christian Martínez
El grupo San Aelredo cumplió 17 años de luchar por los derechos de la comunidad lésbico-gay
Este banquete de la Eucaristía es para ustedes que tantas veces saborean el desamor, desprecio y odio”
Raúl Vera, obispo de Saltillo.

Durante la misa celebrada para la comunidad lésbico gay, el obispo Raúl Vera pidió a Dios tener un mundo diverso y entre iguales, sin discriminación y sin fobias contra nadie. Aseguró que se comenzará a trabajar en el seminario en el tema psicosexual para evitar que se repitan los actos de pederastia en la Diócesis de Saltillo.

La misa fue para celebrar los 17 años de San Aelredo, asociación civil que lucha en pro de los derechos de la comunidad LGBT. En días anteriores se dijo que la ceremonia era para festejar los logros de la asociación, como la Ley del Matrimonio Igualitario, así como la iniciativa para modificar la Ley del Registro Civil que permitirá el cambio de nombre a personas transgénero.

El obispo Raúl Vera señaló que para celebrar la misa con este grupo representaba una gracia y un agradecimiento a Dios porque el grupo (San Aelred) siga viviendo.

“Este banquete de la Eucaristía es para ustedes que tantas veces saborean el desamor, desprecio y odio. Aquí está el Señor que les dice: “Ánimo! Sigan ayudándome!”, dijo Vera en su mensaje.

ADVERTIRÁN A SEMINARISTAS

En entrevista, el obispo señaló que el Seminario comenzó a trabajar en la parte psicosexual de los seminaristas para evitar que en la Diócesis de Saltillo ocurran casos de pederastia. Esto tras las declaraciones del Papa Francisco que señala que no se permitirá la pederastia en la Iglesia Católica.

El obispo señaló que al momento en que se detecte algún tipo de irregularidad en torno este tema, se le señalará a los educados para evitar que se ordenen como sacerdotes.

“El Seminario tiene que tener toda una atención a esa parte psicosexual de os muchacho que vienen. Y ya lo empezamos hacer. Hemos tenido cuatro reuniones, por ahora con sacerdotes; lo vamos hacer a nivel de seminario y con lo sacerdotes. Desde que empezó la problemática estamos atentos... los obispos estamos muy atentos”, aseguró.

Al preguntarle qué pasará con quienes se les detecte estas tendencias sexuales, señaló que hay factores irremediables que no tienen solución y se dirán y ya.