AP
Un comienzo demoledor para los Bengals ante su público fue suficiente para someter nuevamente a los Ravens de Baltimore, en juego de Jueves por la Noche

Gracias a un Andy Dalton irreconocible, los Bengals de Cincinnati ya le tomaron la medida a los Ravens y nuevamente los vencieron, ahora por 34-23 en juego de Jueves por la Noche.

Bengals comenzó a tambor batiente el juego, querían dejar claro quién será el mandón en la División Norte de la Liga Americana.

En el comienzo del primer cuarto Joe Flacco fue interceptado y luego el show fue para Andy Dalton, quien soltó el brazo y con dos pases, ambos para AJ. Green, puso a su equipo 14-0 sobre Baltimore.

Parecía que seguiría la aplanadora de Cincinnati, pues en el segundo cuarto Dalton nuevamente conectó con Green en un pase corto de 7 yardas para poner la pizarra 21-0 sobre Ravens.

AP

Pero Flacco finalmente despertó en el juego y puso a funcionar su maquinaria, repartiendo juego a corredores y receptores hasta que Javorius Allen logró un acarreo de una yarda para el primer touchdown de Baltimore.

Bengals intentó frenar la reacción de sus acérrimos rivales de división anotando otro touchdown, ahora Dalton logró concretar un envío a Tyler Boyd, quien puso el 28-7 en el marcador.

Antes de que terminara la primera mitad, Flacco mandó pase corto a Mark Andrews, quien anotó touchdown para acercar a los Ravens 28-14.

Al regreso del medio tiempo, Baltimore alzó la mano primero, al concretar gol de campo de 55 yardas por parte de Justin Tucker, que puso el 28-17.

En el último cuarto Baltimore se acercó aún más cuando Flacco completó pase a John Brown de 21 yardas para poner el 23-28 en el marcador, con más de nueve minutos por jugar.

El headcoach de Cincinnati, Marvin Lewis, no quiso correr riesgos en cuarta oportunidad, cuando le faltaban cuatro yardas para lograr el primero y diez, en l yarda 28 de Baltimore y mandó a Randy Bullock para que concretara gol de campo y pusiera el marcador 31-23.

AP

Todavía cuando faltaban poco más de dos minutos, Randy Bullock consiguió otro gol de campo de 40 yardas, ampliando la ventaja de Cincinnati por 34-23, una losa muy pesada de la que Baltimore ya no pudo levantar.