Llegó un avión tanque tipo DC-10 de Albuquerque, para rocíar 43 mil litros de agua a la Sierra de Arteaga, la cual padece desde hace un par de semanas de varios incendios forestales | Foto: Cuartoscuro
También se reportaron 16 incendios liquidados, es decir, que ya no representan un riesgo de propagación del fuego

La Comisión Nacional Forestal  (CONAFOR) reportó al corte de las 10 de la mañana del lunes 29 de marzo, 77 incendios forestales activos en 23 estados del país, afectando una superficie preliminar de 29 mil 941.6 hectáreas. En el combate de dichos incendios participan tres mil 889 personas entre personal de CONAFOR y otras instancias.

Del total, cinco incendios son de atención especial: “La Pinalosa”, municipio de Arteaga, en el estado Coahuila y “Ejido San José Boquillas”, municipio de Santiago, en el estado de Nuevo León, derivado de que se reportan daños a viviendas; los incendios “Santa Lucia Monteverde” y “Rio Grande”, municipios de Santa Lucía Monteverde y Santa María Guienagati, en el estado de Oaxaca, debido a conflictos sociales; así como “Ejido Rancho Viejo/Tezontipac, municipio de Ocotepec, en el estado de Puebla, debido a que se reporta personal lesionado.

En el incendio de “La Pinalosa” operan dos helicópteros MI-17 de la Guardia Nacional con matrícula GN-204 y GN-201, los cuales realizan descargas, tres helicópteros de Gobierno del Estado con matrículas XC-GEC, XB-DBQ y N218-MH habilitados como ambulancia aérea, para traslado de personal y realizar descargas, respectivamente; un helicóptero de la Conagua con matrícula XC-AUA, un helicóptero MI-17 de la Semar con matrícula ANX-2219 y un avión McDonnell Douglas DC-10 Air Tanker del Gobierno del Estado, los cuales realizan descargas.

En Nuevo León, en el incendio “P.P El Muerto” hay dos helicópteros del Gobierno del estado con matrícula XD-UDZ y N1206G, los cuales realizan descargas; en el incendio “Ejido San José de Boquillas”, municipio de Santiago, se encuentran disponibles dos helicópteros de Gobierno del Estado con matrículas, N543 HQ, N205 HQ, uno de la Conagua con matrícula XC-CNA y dos helicópteros MI17 del convenio Conafor- Sedena con matrícula 1712 y 1710; en el incendio “Santa Rosa”, municipio de Linares, opera un helicóptero de Gobierno del Estado con matrícula XC-GNL, el cual realiza descargas; y en el “Ejido San Juan de Mimbres”, opera un helicóptero de Gobierno del Estado con matrícula N3276K, el cual realiza descargas.

En el incendio de “El Astillero” en San Luis Potosí hay un helicóptero de la Fuerza Aérea con matrícula 1718; y en el incendio “Ejido Rancho Viejo / Tezontipac” en Puebla opera un helicóptero del estado matrícula XA-VGT realizando vuelos de reconocimiento.

También 15 incendios ocurren en 13 Áreas Naturales Protegidas:  el Parque Nacional Cumbres de Monterrey, el Área de Protección de Recursos Naturales CADNR 026 Bajo Río San Juan, en el estado Nuevo León; en el Área de Protección de Recursos Naturales CADNR 026 Bajo Río San Juan, en el estado de Coahuila; en la Reserva de la Biosfera Sierra de Tamaulipas; en el Área de Uso Sustentable Sierra de Agustinos, en el estado de Guanajuato; el Área de Protección de Recursos Naturales CADNR 043 Estado de Nayarit, municipio de Mezquitic, en el estado de Jalisco; en la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca, en el estado de Michoacán;  en el Sitio Sagrado Natural Wirikuta, en el estado de San Luis Potosí; en el Área de Protección de Recursos Naturales CADNR Pabellón, en el estado de Zacatecas; en la en el Parque Nacional Lagunas de Zempoala, y en Área de Protección de Flora y Fauna el Corredor Biológico Chichinautzin,  en el estado de Morelos; en la Reserva de la Biosfera Pantanos de Centla, en el estado de Tabasco; en la  Zona de Protección Forestal en los terrenos que se encuentran en los municipios de La Concordia, Ángel Albino Corzo, Villaflores y Jiquipilas,  en el Parque Nacional Cañón del Sumidero, municipio de Tuxtla Gutiérrez, y en la Reserva de la Biosfera La Encrucijada, municipio de Villa  Comaltitlán, en el estado de Chiapas.

También se reportaron 16 incendios liquidados, es decir, que ya no representan un riesgo de propagación del fuego.