Ilustración: Vanguardia/Alejandro Medina
Gran parte del problema radica en que hemos dejado de ser plenos porque ignoramos cómo extraerle a la vida su sentido; las preocupaciones cotidianas empañan el gozo de vivir
Este es un viejo cuento que hoy viene como anillo al dedo: “En el principio de los tiempos, se reunieron varios demonios para hacer una maldad. Uno de ellos dijo: ‘debemos quitarles algo a los hombres, pero ¿qué les quitamos?’.
 
“Después de mucho pensar uno dijo: ‘¡Ya sé!, vamos a quitarles la felicidad, pero el problema va a ser dónde esconderla para que no la puedan encontrar’. 
 
Propuso el primero: ‘vamos a esconderla en la cima del monte más alto del mundo’, a lo que inmediatamente repuso otro: ‘no, recuerda que tienen fuerza. Alguna vez, alguien puede subir y encontrarla, y si la encuentra uno, ya todos sabrán dónde está’.
 
“Luego propuso otro: ‘Entonces vamos a esconderla en el fondo del mar’, y otro contestó: ‘no, recuerda que tienen curiosidad. Alguna vez alguien construirá algún aparato para poder bajar y entonces la encontrará’.
 
“Uno más dijo: ‘escondámosla en un planeta lejano a la Tierra’. Y le dijeron: ‘no, recuerda que tienen inteligencia y un día, alguien construirá una nave en la que pueda viajar a otros planetas y la descubrirá, y entonces todos tendrán felicidad’.
 
“El último de ellos era un demonio que había permanecido en silencio escuchando atentamente las propuestas de los demás. Analizó cada una de ellas y entonces dijo: ‘creo saber dónde ponerla para que realmente nunca la encuentren’.
 
“Todos se giraron asombrados y preguntaron al mismo tiempo: ‘¿Dónde?’. El demonio respondió: ‘la esconderemos dentro de ellos mismos, estarán tan ocupados buscándola fuera, que nunca la encontrarán’. Todos estuvieron de acuerdo y desde entonces ha sido así: el hombre se pasa la vida buscando la felicidad sin saber que la lleva consigo”.
 
SER RESPONSABLE
 
Una persona responsable sabe que la plenitud personal proviene de una elección personal (claro que el bienestar económico individual depende en mucho de la “lotería social”, de aspectos estructurales que generan injusticia). Es la respuesta que todos los días le damos a la vida. 
 
Entender esta realidad implica dejar a un lado las fantasías y entrar al terreno del aquí y del ahora. 
 
Significa comprender que la “felicidad no es una condición, es una elección”.
 
Somos hacedores de cultura, pero hay ocasiones que aquello que edificamos impide que vivamos plenamente, y muestra de ello es la manera que se ha menguado nuestra natural capacidad de ser felices.
 
¿Qué nos pasa?, ¿por qué ahora la cultura que hemos construido nos aleja del bienestar genuino?, ¿por qué tantos medios y tan pocos fines?, ¿por qué abundan los rostros acartonados, rígidos y avinagrados?
 
Algo me dice que gran parte del problema radica en que hemos dejado de ser plenos porque ignoramos cómo extraerle a la vida su sentido, su esencia; además, las preocupaciones cotidianas y la pérdida de sentido empañan el mismísimo gozo de vivir.
Uno debe sonreír, aunque nuestra sonrisa sea una sonrisa triste, porque aún más triste que la sonrisa triste, es la tristeza de no saber sonreír”.
Víctor Ruiz, dramaturgo español.
VER LAS ESTRELLAS
 
Tal vez, nuestra generación ha olvidado la posibilidad de vivir la existencia a plenitud. Y miren que no soy ingenuo, sé que la vida, en muchas ocasiones, nos hace caminar cuesta arriba, por sendas espinosas y dolorosas, pero también reconozco que eso es parte de nuestra naturaleza, si no fuese así seríamos otra cosa, pero no seres humanos.
 
De hecho, nada es más humano y nada es más nuestro que la indigencia, que padecer ese sufrimiento que calladamente asecha a la vuelta de la esquina; nada es más nuestro que resistir infinidad de dolorosas pérdidas; nada es más humano que la incertidumbre.
 
Ciertamente no existen paraísos sin serpientes, pero a pesar de todo, creo que siempre habrá razones para vivir gozosamente, habrá causas que ayudan a encontrarle el significado al sufrimiento y a nuestros frecuentes quebrantos; pues si no fuese así, la misma existencia sería un total absurdo. Tal vez por eso Tagore afirmó “si lloras porque el sol se ha ocultado, las lágrimas te impedirán ver las estrellas”.
 
Bien lo dice el dramaturgo español Víctor Ruiz: “Uno debe sonreír, aunque nuestra sonrisa sea una sonrisa triste, porque aún más triste que la sonrisa triste, es la tristeza de no saber sonreír”.
 
A PESAR…
 
Me parece que, a pesar de los pesares, es necesario desacelerar el ritmo de la vida, es preciso recuperar la capacidad de ser felices, comprendiendo que esta posibilidad nace de la alegría de emprender gustosamente lo que nuestras convicciones individuales reclaman, y esto sucede cuando optamos por mirar más frecuentemente el lado positivo de la vida, cuando elegimos la serenidad, cuando nos sabemos personas indigentes y sufrientes, pero también poseedoras de la fuerza de trascender a nuestros inevitables dolores; en fin, cuando aprendemos a extraerle a la vida su profundo sentido-
 
Quizá la persona que sabe ser plena y feliz ha aprendido a ganar todo sin perder su espíritu, ha sabido encontrar la magnificencia, sabiendo que su caminar también debe provocar la alegría de los demás. Ha encontrado el sentido de los pesares y sufrimientos. Ha comprendido que la felicidad no se persigue, sino que se produce buscando anhelos mayores que uno mismo; que, paradójicamente, es olvidando la felicidad y su búsqueda como esta se domicilia en el corazón; y que “la felicidad no es una pisada en el camino, sino una forma de caminar la vida”.
Si lloras porque el sol se ha ocultado, las lágrimas te impedirán ver las estrellas”.
Rabindranath Tagore, poeta y filósofo bengalí
CONGRESO FUERA DE SERIE
 
Lo anterior viene a colación porque este 20 y 21 de septiembre en nuestra ciudad (Villa Ferré) se llevará a cabo el XXIV Congreso Regional de la Mujer, ahora con la temática “Ser Feliz”, que tiene como objetivo descubrir que la felicidad es una decisión personalísima de los seres humanos.
 
Ya son 24 años que, de forma ininterrumpida, se realiza este tradicional Congreso que representa un referente de reflexión no sólo para nuestra ciudad, sino a nivel nacional.
 
En esta ocasión serán ocho conferencias impartidas por notables personalidades como lo es el Dr. Jorge Francisco Aguirre Sala que impartirá el tema “¿Qué me hace feliz?”, para comprender que la felicidad es una búsqueda continua.
 
Por su parte, Alejandra Tinajero abordará el tema “Felicidad y dolor”, realidades innegables e ineludibles que a todos nos acompañan en la vida; por tanto, es necesario aprender a convivir con ambas experiencias para encontrar la plenitud.
 
José Villela, quien sufrió un accidente que lo dejó paralítico a los 23 años, impartirá una conferencia testimonio repleta de esperanza y fortaleza. David Montalvo, conferencista internacional y autor inspiracional, hablará de la “Felicidad 3.0: las ocho claves” que van desde aligerar la vida hasta aprender a ser agradecidos.
 
También estará presente Jesús Gallego con el tema “El dilema del éxito y la felicidad” cuyo objetivo es reflexionar sobre el sentido de la vida, abordando estrategias para desarrollar y aumentar el bienestar personal.
 
Por su parte, Adriana Corona tendrá a su cargo la conferencia “Amor y finanzas en pareja” con la intención de construir una actitud positiva que conduzca al éxito, lo que representa en la actualidad uno de los grandes desafíos de los matrimonios.
 
El padre Tomás Guerrero, quien dirigió un programa para jóvenes en María Visión, impartirá la plática “Cambia tu vida y sé feliz”, en la cual abordará, entre otros temas, que cambiar de vida es una decisión: estamos donde estamos por las decisiones tomadas.
 
Maytte Sepúlveda, autora y comentarista, impartirá la charla “Los 7 secretos de la felicidad”, para aprender a abrirle las puertas a este estado de vida, que implica una decisión personal.
 
Indudablemente este es un Congreso fuera de serie, sobre todo que, en esta ocasión, cubre ampliamente una temática que coadyuvará a que todos los asistentes aprendan que sí es posible llevar una existencia feliz y plena, porque arribar a este estado de vida es sencillamente una decisión personal; tal vez, lo que se requiere para lograrlo, en este alocado mundo, es hacer un alto en el camino para reflexionar y luego retomar la vida con un sentido renovado, con los ojos firmes en el horizonte y el corazón reconfortado. Esta es, precisamente, la intención de este magnífico Congreso (informes 844-416-08-58).
 
Felicito a sus organizadores. Este Congreso representa en nuestra ciudad constancia, compromiso, esperanza y responsabilidad social. ¡Enhorabuena!
 
EL DATO
 
20 y 21  de septiembre se llevará a cabo el XXIV Congreso Regional de la Mujer con el tema “Ser Feliz”, en Villa Ferré.
 
 
 
Programa Emprendedor 
Tec de Monterrey Campus Saltillo