Foto: Especial
Los datos a nivel nacional señalan que el consumo de esta droga se ha extendido a 30 entidades federativas, con índices más altos en Baja California y Chihuahua

Ciudad de México. El consumo de la heroína en México es mayor en los estados de la frontera con Estados Unidos, de acuerdo con una investigación del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñoz (INPRM).

En el texto "Cuqueando la Chiva: contextos del consumo de heroína en la frontera norte de México", un grupo de investigadores, encabezados por la doctora Clara Fleiz, indican que, según datos de la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas Alcohol y Tabaco 2016- 2017, la población mexicana presenta una prevalencia anual de 0.1 por ciento, media por debajo de la internacional que en ese año fue de 0.4 por ciento.

No obstante, en los estados fronterizos como Baja California o Chihuahua, las prevalencias son más altas (0.3 por ciento y 0.2 por ciento respectivamente).

Además, el equipo de investigadores señala que si bien el porcentaje es bajo, los problemas asociados al consumo de esta sustancia y las prácticas de riesgo que conlleva son notables. Como ejemplo destacan la relación entre el intercambio y uso inadecuado de jeringas se asocia con el riesgo de transmisión del virus de inmunideficiencia humana (VIH), hepatitis C (VHC) y otras. Además, el abuso y su combinación con otras sustancias aumenta las probabilidades de una muerte por sobredosis.

Los datos a nivel nacional señalan que el consumo de esta droga se ha extendido a 30 entidades federativas, con índices más altos en Baja California y Chihuahua.

En paralelo, Centros de Integración Juvenil reporta la presencia de heroína como droga de impacto en 17 estados con una media nacional de 1.4 por ciento de casos atendidos; destacan también los estados del norte: Chihuahua, 18 por ciento y Baja California, 6.2 por ciento.

Foto: Especial

En tanto, el registro de casos de centros no gubernamentales, conocido como sistema de vigilancia epidemiológica de las adicciones (SISVEA), reporta que 10 por ciento de los casos atendidos atendidos en la zona norte, 1.9 por ciento de los atendidos en el sur y 0.6 por ciento en el área del centro; la heroína fue la droga de impacto.

"De ahí la importancia de monitorear el consumo de heroína y otros opioides en la franja fronteriza considerando que constituye un fenómeno binacional que ocurre enbuna frontera porosa", se lee en el documento.

Durante la presentación del libro, Eduardo Madrigal, director general del INPRM expresó que "no se puede pensar en una población sana y una mejor calidad de vida humana si no se entienden los males mentales y no se promueven los factores que benefician la salud mental y nos llevan a lo más cercano a lo que denominamos felicidad".

Asimismo expresó a la administración del presidente Andres Manuel López Obrador, "que estamos listos como institución para participar con nuestra gente en la construcción de un sistema escalonado para la atención a la salud en general, y en particular para insertarnos en el proceso de construcción, tomando en cuenta la salud mental y dejando atrás el aislamiento que se ha tenido históricamente".