En momentos en que empleados de once almacenes de Amazon dieron positivo por COVID-19, Bezos puso a la venta un total de 3,400 millones de dólares en acciones en la primera semana de febrero, justo antes de que el mercado hiciera récord y alcanzara su punto más alto, previo al desplome por el COVID-19.

Empleados de hasta once almacenes distintos de Amazon en Estados Unidos dieron positivo por COVID-19, en un momento en que la empresa de comercio electrónico vive un incremento de la actividad sin precedentes, con las entregas a domicilios disparadas.

La firma de Seattle (estado de Washington) no confirmó todos los casos -que se han ido revelando a medida que se conocían a través de los medios locales- pero sí ha admitido positivos de coronavirus en trabajadores de cuatro de sus centros.

Los casos reconocidos por Amazon son dos en sendos almacenes del estado de Nueva York y otros dos en Illinois y Nueva Jersey, mientras que la prensa local informó de casos también en instalaciones de Connecticut, Florida, Kentucky, California, Oklahoma, Michigan y Texas.

En todos estos centros, los empleados fueron puestos en cuarentena y en algunos casos muy puntuales, las instalaciones han sido cerradas, pero la gran mayoría de almacenes de Amazon no solo siguen abiertos, sino que también la actividad de estos días está siendo frenética e incluso han aumentado el número de trabajadores.

Con gran parte de EU bajo órdenes de confinamiento y la mayoría de negocios de venta al por menor cerrados, el comercio electrónico -del que Amazon sigue siendo hegemónico- está viviendo un incremento de la actividad incluso superior al de las campañas navideñas (tradicionalmente, el momento de mayores ventas).

Sin embargo, varios internautas han recurrido a las redes sociales para expresar dudas acerca de la higiene de los paquetes que reciben en casa y si estos podrían ser elementos transmisores del virus, mientras que algunos empleados de Amazon han criticado abiertamente las que, a su juicio, son medidas insuficientes por parte de la empresa para garantizar su seguridad en medio de la pandemia.

A mediados de marzo, la firma que dirige Jeff Bezos anunció que iba a contratar a 100,000 trabajadores en Estados Unidos para responder al fuerte aumento de la demanda y que además aumentaría los salarios del personal de almacenes y distribución.

En Estados Unidos, Amazon paga un mínimo de 15 dólares a la hora a sus trabajadores, una cifra que en tiempos de COVID-19 aumentó a los 17 dólares por hora

Altos ejecutivos como Bezos vendieron 9,200 millones en acciones por COVID-19

Altos ejecutivos de Wall Street como el presidente y fundador de Amazon, Jeff Bezos, vendieron acciones de sus propias empresas por un valor total de 9,200 millones de dólares desde que se desató la crisis por el COVID-19, entre febrero y el final de la semana pasada, según informó The Wall Street Journal (WSJ)

Se calcula que las ventas de acciones ahorraron a los ejecutivos unas pérdidas potenciales de alrededor de 1,900 millones de dólares en un periodo en el que el indicador S&P, que los inversores consideran el medidor real del estado del mercado, se dejó más de 30 % de su valor durante este periodo convulso. 

En concreto, Bezos, según las informaciones a las que ha accedido el WSJ, se deshizo de un total de 3,400 millones de dólares en acciones de Amazon que vendió en la primera semana de febrero, justo antes de que el mercado hiciera récord y alcanzase su punto más alto, previo al desplome por el COVID-19, lo que le evitó unas pérdidas de hasta 317 millones de dólares si las hubiese mantenido hasta el 20 de marzo

En cualquier caso, las ventas apenas representan el 3 % del total de las acciones de Amazon propiedad de Bezos, aunque los archivos regulatorios muestran que en esa operación de febrero el fundador de la tecnológica vendió casi más acciones que en los 12 meses anteriores. 

Aunque en principio en ese momento no había informaciones que indicasen una caída brusca del mercado, los datos muestran que los ejecutivos vendieron un tercio más de acciones en comparación con los dos últimos años. 

En el mismo periodo del pasado año, por ejemplo, los ejecutivos vendieron acciones por un valor total de unos 6,400 millones, lejos de los 9,200 registrados este año

Otros grandes ejecutivos, como el presidente del fondo de inversiones BlackRock, Laurence Fink, vendió activos de su compañía por valor de 25 millones de dólares el 14 de febrero, salvándole unas pérdidas de 9.3 millones

El presidente de la consultora IHS Markit, Lance Uggla, vendió títulos por un total de 47 millones de dólares alrededor del 19 de febrero, ahorrándole pérdidas de 19.2 millones de dólares, aunque un portavoz de Uggla dijo que el movimiento se corresponde a un "plan pre-establecido". 

Por su parte el primer ejecutivo de MGM Resorts, James Murren, cuya empresa ha sido especialmente golpeada por la crisis del COVID-19, vendió unos 22,2 millones de dólares de acciones de su compañía y evitó perder cerca de 15.9 millones de dólares.