La Corte Penal Internacional dio una condena de 25 años de prisión a Dominic Ongwen, un ex niño soldado ugandés.Ongwen acusado en febrero por un total de 61 crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad.

La Corte Penal Internacional sentenció a 25 años de prisión a un ex niño soldado ugandés que se convirtió en un brutal comandante rebelde. Los jueces señalaron que no se le había condenado a cadena perpetua debido a su secuestro cuando era pequeño y a su pasado como niño soldado.

Dominic Ongwen fue condenado en febrero por un total de 61 crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad, incluido asesinato, violación, matrimonio forzoso, embarazos forzosos y utilizar a niños soldados como comandante del esquivo Ejército de Resistencia del Señor. Sus abogados dijeron que apelarían la condena.

El juez que preside la corte, Bertram Schmitt, dijo el jueves que los magistrados tuvieron que considerar tanto la brutalidad de Ongwen como su duro pasado para decidir la sentencia.

En este caso, la cámara se enfrenta a una situación única. Se enfrenta a un agresor que infligió de forma deliberada un enorme sufrimiento a sus víctimas”, dijo Schmitt.

Sin embargo, también se enfrenta a un agresor que soportó un sufrimiento extremo a manos del grupo del que después se convirtió en un líder y miembro destacado”, añadió.

Ongwen, que compareció con mascarilla y auriculares, no pareció reaccionar al oír que el comité de tres jueces le había impuesto una pena cinco años mayor que los 20 años que pedían los fiscales.

Los abogados defensores de Ongwen lo mostraron como una víctima de la brutalidad del grupo armado, traumatizado por su secuestro cuando era un escolar de nueve años y convertido en un niño soldado en la violenta insurgencia del grupo.

Pero los jueces determinaron en febrero que había cometido los crímenes “como un adulto plenamente responsable, como comandante del ELS desde mediados a finales de la veintena”.