Operativo. Integrantes del grupo Vida (Víctimas por sus Desaparecidos en Acción) participan en la búsqueda de sus familiares. Archivo
También el ejido Santa Elena, de San Pedro, figura como cementerio clandestino donde hallaron 4 mil fragmentos óseos el fin de semana

El colectivo Grupo Víctimas por sus Desaparecidos en Acción (Vida) en coordinación con la Procuraduría de Justicia y otras fuerzas de seguridad, localizaron durante una búsqueda realizada este fin de semana cerca de 4 mil fragmentos óseos en el ejido Santa Elena, perteneciente al municipio de San Pedro de las Colonias. 

Silvia Ortiz, madre de Silvia Estefanía Sánchez Viesca —desaparecida desde el 5 de noviembre de 2004 en Torreón— sostuvo que en 8 visitas recientes que han realizado al ejido han localizado aproximadamente 9 mil 700 fragmentos óseos o más. 

El predio —estimado en un área de 10 x 8 metros— es uno de los 4 puntos a los que se está asistiendo al mismo tiempo, fue localizado por agentes de la Procuraduría de Justicia de Coahuila, quienes dieron aviso a Grupo Vida del lugar probable donde encontrarían los fragmentos óseos. 

“Le dije a la antropóloga que me llamaba mucho la atención que no hay ropa, y ella respondió que dentro de lo quemado estaban encontrando muchos botones parecidos a los de pantalón de mezclilla”, por lo que la especialista consideró que probablemente las víctimas fueron calcinadas con ropa. 

Ante el hallazgo, Silvia Ortiz solicitó que familiares de personas desaparecidas de la región acudan a realizarse pruebas genéticas de ADN que permitan identificar de manera más sencilla los fragmentos óseos. 

“De los trabajos que se comenzaron a hacer en Patrocinio (del 23 de noviembre a la fecha) los restos han sido enviados al laboratorio de ADN en la Ciudad de México, el cual ya arrojó en menos de 3 meses 8 perfiles: 2 mujeres y 6 hombres; más los 3 perfiles que ya tenían son 11 perfiles que están ahí y que no están las familias. Eso significa que hay quienes faltan de hacerse la prueba de ADN y por la cual no se les han podido entregar estos restos”, explica.

Apenas el viernes por la noche, durante un encuentro que sostuvieron con el gobernador Rubén Moreira, les habló de la necesidad de realizar una campaña donde se les pida a los familiares de las personas desaparecidas que se realicen la prueba.