Archivo
Guerra Ochoa considera que las recientes reformas aprobadas en el congreso del estado de Nuevo León son un nuevo golpe a la libertad del sector femenino

En el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, la activista y miembro del Colectivo de Mujeres Sinaloenses, María Teresa Guerra Ochoa, dijo que resulta contradictorio que las mujeres lleguen a la cárcel por haber sido víctimas de ataques sexuales y que sus agresores gocen de total impunidad.

Guerra Ochoa considera que las recientes reformas aprobadas en el congreso del estado de Nuevo León, las cuales criminalizar el aborto, son un nuevo golpe a la libertad del sector femenino.

Resaltó que en la última sesión de la anterior legislatura local en Sinaloa, en septiembre del 2018, los diputados aprobaron una nueva ley que garantiza la vida desde el momento de la concepción y hasta que la persona fallezca por muerte natural, lo que implica evitar el aborto.

La activista observó que las estadísticas establecen que cerca de un 90% de los delitos contra mujeressobre todo en violaciones, quedan impunes, por lo que es inaceptable que se tenga un retroceso en su protección y fijando sanciones de privación de su libertad.

La luchadora social observó que no se busca alentar el aborto, como un método anticonceptivo, puesto que ello implicaría un error, lo que se busca es que éste no se criminalice cuando las condiciones de gravidez sean producto de violaciones, malformaciones o situaciones graves que enfrentará la futura madre.

Teresa Guerra Ochoa apuntó que cientos de jefes de familia enfrentan verdaderos retos, entre ellos: no poder dar un apellido a sus hijos o brindarles una mejor vida. Es en este tipo de situaciones donde se tiene que analizar el tema del aborto con todas sus consecuencias y circunstancias.

Además, apuntó que en los estados donde se oponen a la postura del gobierno federal, en el tema de la interrupción de gravidez de una mujer, se percibe una doble moral e hipocresía social.