La urbe centroeuropea alcanzó el primer lugar en el índice global. Foto: AP
La capital austriaca destronó a Melbourne como la urbe más habitable del mundo, mientras que en Latinoamérica las ciudades de la lista descendieron

Austria fue calificada como la ciudad más habitable de 2018 en el ranking realizado por Economist Intelligence Unit, del semanario The Economist, en el que se analizaron a 140 urbes de todo el mundo.

Viena obtuvo un resultado de 99.1 puntos, dejando atrás a Melbourne, Australia que quedó relegada al segundo puesto con 98.4, seguida en el tercer puesto por Osaka, Japón.

 

Indicadores, como el nivel de vida, la criminalidad, las redes de transporte, el acceso a la educación y a la sanidad o a la estabilidad económica y política, son analizados y puestos sobre la mesa para elaborar la lista que desde hace siete años encabezaba Melbourne.

Por su parte, en lo que a países se refiere, Australia y Canada encabezan las naciones con mayor número de ciudades ubicadas en el Top 10 de dicho ranking, con tres cada una.

En América San Juan, Puerto Rico; Caracas, Venezuela y Asunción, Paraguay cayeron respecto a la posición que ocupaban en los últimos cinco años, con 69.8 puntos, 51.3 y 64.3 puntos respectivamente.

Historia cosmopolita

Ubicada a orillas del Danubio, Viena fue durante siglos centro de un gran imperio, que hasta principios del siglo XX la situó entre las grandes capitales europeas junto a París, Londres, Berlín, Estambul y Moscú.

 

Pese a que en 1900, la ciudad contaba ya con alrededor de dos millones de habitantes, el número se redujo en los últimos 100 años a unos 1.7 millones, de los que un 20 por ciento son de origen turco y de repúblicas exyugoslavas.

La capital reúne muchas de las características ideales para su población. Foto: EFE

Es una de las pocas ciudades del mundo que ofrece todos los días espectáculos de ópera, al contar con numerosas salas de concierto. Sin duda su actividad cultural es envidiable por otras urbes, pero no por ello descuida otros aspectos esenciales para sus habitantes.

En 2014 la capital austriaca se convirtió en la primera ciudad del mundo en contar con su propio dominio de Internet (.wien), en una iniciativa impulsada por el Ayuntamiento para aportar un valor añadido para que la capital austríaca sea mejor conocida, dijeron fuentes municipales.

 

Así mismo, hace honor a su espíritu cosmopolita, al ser la tercera sede de Naciones Unidas, junto a Nueva York y Ginebra, en la que trabajan más de 4 mil funcionarios de todo el mundo.