Scott Atlas, quien se unió a la Casa Blanca en agosto como asesor científico. Foto: Especial
En un tuit publicado el domingo por la mañana, Scott Atlas, quien se unió a la Casa Blanca en agosto como asesor científico, escribió: “¿Los cubrebocas funcionan? No”

Twitter bloqueó el domingo una publicación de un asesor del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que dijo que los cubrebocas no funcionan para detener la propagación del coronavirus.

En un tuit publicado el domingo por la mañana, Scott Atlas, quien se unió a la Casa Blanca en agosto como asesor científico, escribió: “¿Los cubrebocas funcionan? No”.

El tuit violó una política de Twitter que prohíbe compartir información falsa o engañosa sobre el coronavirus porque podría causar daños, dijo un portavoz de la compañía. 

La política prohíbe las declaraciones confirmadas como falsas o engañosas por expertos como las autoridades de salud pública. En tales casos, Twitter deshabilita la cuenta hasta que su propietario borre la publicación en cuestión.

Trump ha minimizado la importancia de las mascarillas para reducir la propagación del virus, incluso después de contraer la enfermedad que ha matado a más de 217 mil estadounidenses.

“No entiendo por qué eliminaron el tuit”, dijo Atlas en un correo electrónico, calificando las acciones de Twitter de censura.

El asesor de Trump alegó que tenía la intención de mostrar que “el uso generalizado del cubrebocas y los mandatos de mascarillas no funcionan”, y aclaró que la política correcta es usar un cubrebocas cuando uno no puede distanciarse. 

Atlas agregó que los contagios incrementaron, pese a los mandatos para utilizar cubrebocas, en el condado de Los Ángeles, el condado de Miami-Dade, Hawai, Alabama, Filipinas, Japón y otros lugares.

Los investigadores han llegado a la conclusión de que las mascarillas pueden controlar la propagación del virus, y los expertos en salud pública han instado al público a usarlas. 

Atlas, exjefe de neurorradiología del Centro Médico de la Universidad de Stanford y miembro de la conservadora Institución Hoover de Stanford, no tiene experiencia en salud pública o enfermedades infecciosas. 

Aún así, ha criticado las medidas de aislamiento y ha hecho campaña para que los niños regresen a las aulas.