Foto: Especial.
La más reciente obra de la dramaturga potosina Tristana Landeros es publicada por la UAdeC y continúa su exploración de la escena de la música rock, con énfasis en los monstruos que se esconden detrás

En el mundo en el que se desenvuelven las grandes estrellas de la música de todos los géneros pululan los mitos y el drama; grandes controversias que van desde intrascendente hasta verdaderos escándalos alrededor de la muerte de algunos artistas, casos de acoso e incluso conspiraciones muy oscuras.

Fue uno de estos episodios el que inspiró a la dramaturga potosina Tristana Landeros para crear su más reciente obra. En “Cuerpo putrefacto en un pogo” la autora retrata el mundo tras bambalinas de las grandes bandas y plantea un misterio para ser llevado a escena, que ahora es publicado por la Universidad Autónoma de Coahuila a través de la Coordinación de Difusión y Patrimonio Cultural, como parte de la colección Bolindre de otro lar.

En entrevista con VANGUARDIA, Landeros explicó que esta obra es la segunda entrega de una trilogía que comenzó con “Perros contradictorios devoran mi cadáver”, de 2015, la cual se montó en 2018 en el Centro Cultural Casa La Besana bajo la dirección de Mabel Garza Blackaller con apoyo del FONCA.

 

Las obras se reúnen por su temática mas no son secuelas una de otra, pues tanto estas dos como la tercera parte exploran el potencial narrativo de algunos aspectos de la escena del rock, tanto en su faceta más underground e independiente como en lo popular y masivo.

“En la trilogía el gran tema rector es lo que tiene que ver con la música, con los músicos y todo el contexto que hay”, señaló la dramaturga. Así, mientras que en “Perros contradictorios” la trama aborda la situación de una pareja de estrellas, ahora en la tercera edad, que trata de revivir viejas glorias, “Cuerpo putrefacto en un pogo” lleva la puesta directo al corazón de la escena y coloca en su centro a un grupo de músicos y sus seguidoras mientras se descubre la podredumbre y corrupción que hay detrás de la fama.

“En su momento parecía que esta temática no tenía nada que ver con el teatro mexicano”, explicó respecto a cómo ha evolucionado la aceptación de los temas y el contexto que aborda en estas obras, “y ya después con el recibimiento del libro y de la historia veo que estas temáticas se empezaron a replicar en diferentes grupos de teatro, con otros dramaturgos y dramaturgas. Y dije, claro, no es que no tenga que ver; a lo mejor no era el momento histórico de que esa historia tuviera el foco y ahora ya me siento en un mejor ambiente dramático, editorial y también yo más segura”.

“Es un ambiente que todos conocemos y que todos estamos cercanos, ya sea como ejecutores, ya sea como consumidores, como espectadores. Todos tenemos una conexión con ese tipo de ambiente, pero a veces lo tenemos desvinculado de nuestra vida, pensamos que lo que nos pasa en la vida diaria no es sujeto de una narrativa o de contar esa historia, porque ya la vemos cotidianamente, pero existen ciertas violencias, bastantes peligros y mucha involucrada que todos están conectados, así lo veo ahora yo”, agregó.

La obra, escrita para un elenco pequeño, es protagonizada por Grupi, quien como su nombre lo alude, es una de las más grandes “admiradoras” —a lo largo del texto hace énfasis en no utilizar anglicanismos como fan— del grupo Supernova, cuyo vocalista, Guapi, se la vive inmiscuido en controversias por sus adicciones y esconde un pasado perturbador que involucra a muchas personas del medio.

“Esta obra está más enfocada a personajes femeninos, mujeres que buscan a través de la sororidad, y que descubren lo que es la sororidad y la organización, llevar a cabo un acto de justicia”, sintetizó la autora.

“Cuerpo putrefacto en un pogo” será presentado este jueves 4 de febrero a las 18:00 horas a través de Facebook Live por la página Dpc Uadec, con la participación de la dramaturga mexicana Fernanda del Monte, la dramaturga boliviana Laura Derpic y la propia autora. El libro se distribuirá desde la universidad a diversas partes del país.