" Solo quiero apuñalarme en el corazón ... Quiero que alguien me mate", decía el pobre Quaden luego de ser maltratado por sus compañeros de escuela por su enanismo
"Dame una soga, quiero suicidarme (...) Solo quiero apuñalarme en el corazón ... Quiero que alguien me mate"

Una madre australiana harta del acoso que su hijo sufre a diario en una escuela estatal de Brisbane, en Queensland, decidió filmar su angustia, tras otro episodio de abuso en el recinto donde estudia.

Yarraka Bayles se armó del valor que todas las madres llevan cuando de defender a sus hijos se trata y comenzó a transmitir en vivo un desgarrador video (que fue luego eliminado de la res social), en el que se observa la desesperación de su hijo Quaden Bayles después de haber sido intimidado por su baja estatura, ya que nació con acondroplasia, una forma común de enanismo.

“Acabo de recoger a mi hijo de la escuela, presencié un episodio de acoso escolar, llamé al director y quiero que la gente sepa, padres, educadores, maestros, este es el efecto que tiene la intimidación”, expuso Yarraka Bayles en la presentación del video en Facebook Live.

“Todo lo que se necesita es un instante más. Te preguntas por qué los niños se están suicidando”, agregó además, mientras exponía el dolor de su hijo, que expresaba explícitamente su deseo de autolesionarse con un arma blanca.

"Dame una soga, quiero suicidarme (...)  Solo quiero apuñalarme en el corazón ... Quiero que alguien me mate", decía el pobre Quaden.

El vídeo ha sido compartido multitud de veces y ha conseguido llegar a muchas personas, que han enviado innumerables mensajes de apoyos para el niño y su madre. 

Un famoso comediante, Brad Williams, ha conseguido incluso recaudar 150.000 dólares para que el niño pueda viajar con su familia a Disneyland y disfrutar de unas divertidas vacaciones. "Quiero que Quaden sepa que nunca debe tolerarse la intimidación y que es un ser humano maravilloso que merece alegría", escribió. Brad Williams también padece enanismo, por lo que sabe perfectamente por lo que está pasando el menor.  

"Esto no es solo por Quaden, es para cualquiera que haya sido intimidado y le hayan dicho que no eran lo suficientemente buenos. Demostremos a Quaden y a otros que hay algo bueno en el mundo y que lo merecen"

En una entrevista con el medio australiano SBS, Balles ha detallado que cuando llegó a la escuela a recoger a su hijo unas niñas "le estaban dando patadas en la cabeza como si fuera un cachorro".

Con información de Cope