AP
En Argentina el aborto es legal en caso de embarazo por violación o riesgo para la salud de la madre

BUENOS AIRES.- Con una marea de pañuelos verdes, el activo movimiento feminista de Argentina proclamó ayer que irá otra vez por la despenalización del aborto en el Congreso, aún a sabiendas que en un año de elecciones presidenciales el desafío no parece sencillo.

En Argentina el aborto es legal en caso de embarazo por violación o riesgo para la salud de la madre.

El país natal del papa Francisco estuvo a punto de darle marco legal a la interrupción voluntaria del embarazo en 2018 cuando la iniciativa logró una histórica media sanción de la Cámara de Diputados, pero no prosperó en el Senado.

Convocadas por la Campaña Nacional por el aborto legal, seguro y gratuito -el colectivo de distintas organizaciones feministas, políticas y sociales que desde hace más de una década lucha por el derecho de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos-, varios cientos de activistas protagonizaron un “pañuelazo” verde, color que las identifica, frente al Congreso.

“¡Aborto legal en el hospital!” e “¡Iglesia y Estado, asunto separado!”, gritaron las mujeres, en su mayoría jóvenes.

“Es momento de que todo el mundo se pronuncie... sino, tenemos que seguir contabilizando muertas por aborto clandestino”, sostuvo Celeste Fierro, activista y dirigente del Movimiento Socialista de Trabajadores.