Al acecho. La Policía Federal intimidó a los huéspedes de la Casa del Migrante.
Pese a que a través de las redes sociales, la Casa del Migrante de Saltillo comunicó a diversas autoridades del Gobierno Federal, incluyendo a la Secretaría de Gobernación comisionada para el tema, hasta hoy no se les ha manifestado alguna respuesta desde estas instituciones
Nuestro llamado no es a la ilegalidad, y que nos den privilegios tampoco; sino simplemente a que se respete la ley”.
Alberto Xicoténcatl, director de la Casa del Migrante.

Tras la intimidación que sufrió la Casa del Migrante de Saltillo luego de que la Policía Federal intentara realizar una revisión migratoria de manera forzada, la Comisión Nacional de Derechos Humanos ordenó medidas cautelares y solicitó el apoyo de la oficina de Seguridad Pública del Estado para cumplirlas.

Las medidas solicitadas por la CNDH, tuvieron lugar luego de la denuncia que hizo pública el albergue de la organización Frontera con Justicia, A.C., por los hechos ocurridos el sábado pasado, donde José Luis Manzo, coordinador de Atención Humanitaria de la Casa del Migrante, agregó que durante el acto, la Policía Federal le manifestó que se “estaría metiendo en un problema” en caso de negarse a la revisión de estancia de las personas migrantes que se encuentran en el albergue.

Pese a que a través de las redes sociales, la Casa del Migrante de Saltillo comunicó a diversas autoridades del Gobierno Federal, incluyendo a la Secretaría de Gobernación comisionada para el tema, hasta hoy no se les ha manifestado alguna respuesta desde estas instituciones.

En ese sentido, José Luis Manzo explicó que a la cabeza del grupo de cinco policías, uno de los elementos manifestó que la acción era un acto de rutina; sin embargo, la Ley de Migración en su artículo 76 prohíbe este tipo de acciones contra centros de ayuda humanitaria, mismas que la oficina de la Alta Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos ha llamado a respetar al igual que Alberto Xicoténcatl, director del albergue.

 

“Nuestro llamado no es a la ilegalidad, y que nos den privilegios tampoco; sino simplemente a que se respete la ley”, expresó el director de la Casa del Migrante, Alberto Xicoténcatl.

Aunado a los hechos, el Movimiento Migrante Mesoamericano exigió al Gobierno Mexicano frenar los actos de amenaza contra el activista coordinador de la Casa del Migrante y frenar todos los actos de intimidación que se han ido contra las casas del migrante y las organizaciones que abordan el tema.

José Luis Manzo, manifestó que hasta el día de hoy la Comisión Nacional de Derechos Humanos no les ha manifestado los términos en los que se van a solicitar las medidas cautelares para la organización; sin embargo, se sabe que estas serán coordinadas por la Secretaría de Seguridad Pública del Estado.

LOS HECHOS

El pasado sábado elementos de la Policía Federal pretendieron ingresar a Casa del Migrante.

Al no permitírsele el ingreso, advirtieron al encargado “que se estaría metiendo en un problema”.

La Ley de Migración prohíbe este tipo de revisión migratoria contra centros de ayuda.

Los hechos se dieron a conocer a la Secretaría de Gobernación; hasta la fecha no ha emitido una posición.