Foto: Especial
La reforma a las telecomunicaciones ha sido pura regulación, se queja el magnate. En la separación de Telmex no hay marcha atrás, subraya el presidente del instituto

El empresario Carlos Slim dijo ayer que la reforma a las telecomunicaciones ha sido pura regulación y hay 25 millones de mexicanos sin conectividad, a los que sus empresas no pueden llegar porque serían las únicas. Aseguró que Teléfonos de México (Telmex) ya tiene menos de 50 por ciento del mercado, por lo que deberían dejarla competir en la convergencia, lo cual incluye el servicio de televisión de paga.

Por su parte, el presidente del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), Gabriel Contreras, dijo que en la separación funcional de Telmex no hay marcha atrás, porque es en cumplimiento de un mandato constitucional. Destacó que ese proceso no debe causar conflictos laborales, porque es la división de los mismos activos y pasivos en dos empresas.

Telmex obtuvo un amparo contra la separación funcional y el sindicato fijó un emplazamiento a huelga para el próximo día 25.

En tanto, el Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana (STRM) señaló que, al ordenar la separación funcional de Telmex, el IFT aplicó una medida arbitraria, que no consideró otras herramientas regulatorias más eficientes y menos costosas.

Aseguró que el regulador tampoco se basó en un análisis de competencia ni de costo-beneficio. Además, la resolución compromete la viabilidad financiera de la empresa, que se deberá crear como mayorista, y vulnera los derechos laborales de los trabajadores al poner en riesgo los fondos de pensiones y el derecho del contrato colectivo.

En conferencia de prensa, Slim dijo que, a pesar de la reforma en el sector, nos seguimos quejando de dos cosas: una, que no se impulsa el desarrollo de las telecomunicaciones. Tenemos seis años con la inversión parada y 20 o 25 millones de mexicanos que no tienen celular. Si vamos a esos lugares donde se encuentran, tendríamos 100 por ciento del mercado.

La segunda queja, expresó, es sobre nuestros competidores. Nosotros estábamos muy tranquilos porque entraba AT&T y ya estaba Telefónica. Una es la más grande del mundo, y la otra es la más grande de Iberoamérica. Pero no invierten y, caray, se la pasan queriendo subsidios de Telcel. Ya tienen la posibilidad de usar la red y aún desean precios especiales. Es una pena que no inviertan y el regulador no esté viendo que no invierten.

Sobre la red compartida, criticó que al principio “se planteaba que iban a invertir 10 mil millones de dólares, pero no fue la cifra. Luego la bajaron a 7 mil millones, y creo que va en 400 millones. Iban a invertir en las zonas marginadas, y se vino a las áreas donde estamos todos. Falta inversión, impulsarla y que lo hagan todos.

En telefonía fija, con la noticia de que Telmex ya anda en 42 o 43 por ciento de participación de mercado. Ya no tiene 50 por ciento. Si se suma banda ancha, cuentas de teléfono y televisión de paga, la participación de Telmex ya bajó. Ya deberían dejar competir, porque los precios han subido (en los servicios de televisión de paga).