Foto: Especial
Trump pisó el domingo suelo de Corea del Norte acompañado del hombre fuerte de Pyongyang, en la primera vez que un presidente estadunidense está en territorio del país asiático

Washington. Varios candidatos a las primarias demócratas para las elecciones presidenciales de Estados Unidos comentaron este domingo con escepticismo la reunión entre los presidentes Donald Trump y Kim Jong Un, que percibieron más como una “sesión fotográfica” que como un avance real hacia la desnuclearización norcoreana.

"No veo problemático reunirse con Kim Jong Un en Corea del Norte o en otro sitio. Si podemos desembarazarnos de las armas nucleares (norcoreanas) será muy bueno", dijo a la ABC el senador independiente por Vermont, Bernie Sanders.

Pero "no quiero que se trate simplemente de una sesión fotográfica. ¿Qué sucederá mañana y pasado mañana?", añadió.

Trump pisó el domingo suelo de Corea del Norte acompañado del hombre fuerte de Pyongyang, en la primera vez que un presidente estadunidense está en territorio del país asiático.

Este gesto permitió el relanzamiento de las negociaciones sobre el programa nuclear norcoreano, algo más de un año después de la primera cumbre bilateral, realizada en Singapur, y del fracaso de la siguiente, en febrero pasado en Hanoi.

Sanders, que se define como "socialista", manifestó también su preocupación por las "increíbles incoherencias" del presidente republicano, que ha "debilitado" a la diplomacia estadunidense. "Debemos avanzar a nivel diplomático, no sólo posar para unas fotos", destacó.

"No sabremos si esto funciona hasta que no haya resultados", dijo a su vez a CNN la senadora por Minnesota Amy Klobuchar, y agregó que no observa un "camino claro" para continuar las negociaciones con Pyongyang.

"Por supuesto, como país queremos que funcione", comentó.

"Soy siempre favorable a hablar con nuestros adversarios, a abrir canales diplomáticos", declaró, también en CNN, Julian Castro, pero criticó la perspectiva "errática y desordenada" de Trump en las discusiones con Kim, que "hasta ahora han fracasado".

"No estoy seguro de saber por qué este presidente quiere promover con tanto ahínco a un dictador como Kim Jong Un cuando (éste) no ha cumplido con las promesas que realizó" en Singapur, dijo el exalcalde de San Antonio.

La reunión de último minuto entre ambos presidentes en la DMZ, la zona desmilitarizada que separa a las dos Coreas, simboliza el carácter de Trump, señaló Castro: "Es puro espectáculo, algo simbólico, sin sustancia".

Washington exige que Pyongyang renuncie definitivamente a su programa nuclear, mientras el régimen norcoreano reclama que previamente se levanten las sanciones internacionales en su contra.