Archivo
Los trabajadores comentaron que pueden pasar más siniestros ante las omisiones que se han tenido para reparar eventualidades, ya que se realizan sin protocolos de seguridad industrial

Trabajadores de Grupo México, que operan en las instalaciones de la Administración Integral Portuaria de Guaymas (Apiguay), donde el 9 de julio ocurrió un derrame de 3 mil litros de ácido sulfúrico al Mar de Cortés, denunciaron que la infraestructura se encuentra obsoleta, remendada y que ya cumplió su vida útil.

Los empleados, quienes omitieron su nombre por temor a perder su trabajo, señalaron que es necesario que las autoridades federales realicen una inspección a fondo del lugar.

Comentaron que a diario están arriesgando la vida, pues adentro de Apiguay hay instalaciones caducas, en las cuales se tienen que instalar nuevas tuberías y bombas.

En un recorrido que realizó EL UNIVERSAL a Apiguay, por el Mar de Cortés, se detectó en los muelles seis y siete que los ductos donde se transfiere el ácido sulfúrico hacia los barcos tienen remiendos en su estructura, a pesar de que deberían estar sostenidos y reforzados con materiales resistentes hacia los pilares.

También se detectó que dos ductos -uno más grande que otro-, cuyos tirantes deben ser sostén, están rotos, remendados, e incluso se utilizó alambre recocido para amarrarlos.

"Ellos [Grupo México] no están viendo la magnitud del peligro, están transportando material altamente peligroso (…) Por ejemplo, para las válvulas, en lugar de comprar los retenes de plástico, agarran un pedazo de llanta, los atan y los ponen", expresó uno de los denunciantes.

Sobre el derrame ocurrido el pasado martes, los trabajadores comentaron que pueden pasar más siniestros ante las omisiones que se han tenido para reparar eventualidades, ya que se realizan sin protocolos de seguridad industrial.

Este viernes, en las inmediaciones de Apiguay se esperaba a los titulares de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), así como al de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), pero no llegaron.

Al respecto, el diputado de la coalición Juntos Haremos Historia, Carlos Navarrete, presidente de la Comisión de Minería y secretario de la Comisión de Medio Ambiente en el Congreso de Sonora, dijo que Grupo México está incurriendo en una irresponsabilidad más.

Recordó el caso de los mineros de Cananea en 2007, quienes denunciaron las condiciones de inseguridad con las que operaba la mina, pero no fueron atendidos.