Ataque. El socio mayoritario del “Polanquito”, Mariano FLores (arriba) y uno de los guaruras, propinaron despiadada golpiza a Jam González, trabajador de una estación de radio.
También el obispo se queja de escándalo

Jam González, joven agredido por personal del Bar Polanquito luego de que exhibió en redes sociales que el lugar operaba violando las disposiciones sanitarias de las autoridades para el combate a la pandemia de COVID-19, presentará hoy una denuncia penal en la Fiscalía General del Estado.

Versiones indican que en el sitio se llevaba a cabo una celebración en la que se encontraban más de 50 personas, ingiriendo bebidas alcohólicas y sin guardar la sana distancia, lo que quiso ser evidenciado por González.

Ayer, la víctima, quien labora en una estación radiofónica de la ciudad, se encontraba en reposo en su casa, restableciéndose de lesiones en brazos, manos y cara, luego de la golpiza recibida, incluyendo patadas en la cabeza, según se aprecia en videos difundidos en diversas plataformas electrónicas.

Jam González fue masacrado a patadas en la cabeza y rostro por el dueño y vigilantes del lugar.

Los hecho se sucedieron la noche del sábado afuera del mencionado negocio, ubicado por la calle Allende, tras denunciar en vivo desde la vía pública que en el interior se encontraba repleto y sin guardar la sana distancia.

Alex Rodríguez, amigo de la víctima, informó que se han asesorado con un abogado, quien ayer los ayudaba en la redacción de la denuncia, que hoy, confirmó, será presentada ante la autoridad competente.

“Va a haber una denuncia mañana (hoy lunes 13 de julio); sería por homicidio en grado de tentativa”, señaló Rodríguez.

SE QUEJA OBISPO

Durante la homilía de la misa de ayer domingo trasmitida a través de redes sociales, el obispo Raúl Vera habló sobre un bar cerca de su casa, que todas las noches presenta aglomeración de personas a pesar de las restricciones de salud.

“Aquí cerca de mi casa existe, yo tengo entendido que es un bar, en donde todas las noches se escucha cantidad de gente”, señaló.

Después añadió que dicho lugar se trata del Bar “Polanquito”, que en días atrás fue tendencia a nivel nacional después de que el dueño y trabajadores propinaran una golpiza a un trabajador de los medios de comunicación.

“Yo me pregunto cómo es que dejan que pasen esas cosas”, dijo el religioso.

Yo se lo dije a las autoridades que hasta mi casa se escucha que hay mucha gente ahí. No se hizo nada contra esas personas”, reclamó. (Con información de José Reyes y Christian Martínez)