Virtual. En algunos casos, aunque el niño está atento a sus clases, los padres son quienes fallan a la hora de enviar las evidencias. ESPECIAL
Según maestros, un buen número de alumnos ha dejado de sumarse a las clases en línea

A cuatro meses de haber iniciado el ciclo escolar 2020-2021, maestros que imparten clases en Saltillo, señalan que algunos alumnos dejaron de dar seguimiento al programa de Educación en Casa que imparte la Secretaría de Educación, tras la pandemia del COVID-19.

Federico, maestro en una primaria del centro de Saltillo, asegura que de sus 32 alumnos, 6 de ellos dejaron de enviar tareas desde hace 3 semanas, mientras que las madres de familia no se reportaron desde el inicio del ciclo.

“Cuando empezamos no todos se reportaron ni siquiera la primera semana, ya hasta la segunda la mayoría comenzó a preguntarme cómo íbamos a trabajar o qué  tenían que hacer los niños”, dijo.

ACUMULAN TRABAJO

“Pero otros que habían empezado muy bien hace unas semanas comenzaron a fallar, pasaban dos tres días y enviaban todo junto, otros de plano no han enviado nada, pero los papás dicen que sí están trabajando, solo que no tienen tiempo de enviar las evidencias por sus trabajos”, sostuvo.

Al igual que el caso del maestro Federico, existen más casos de alumnos que se reportaron desfasados al inicio del ciclo escolar, lo que a decir de los docentes podría tratarse de una señal de alerta por posible deserción escolar.

La maestra Tatiana, reportó que cuatro alumnos solo han enviado el 10 por ciento de las tareas y ejercicios que han estado realizando el resto de los alumnos.

LAS CALIFICACIONES

Sin embargo, el sistema educativo no le permite dar una mínima aprobatoria menor de 6 puntos, por lo que todos ellos deberán pasar de año aunque no presenten a tiempo sus trabajos o tareas.

Ambos docentes indican que su labor como maestros no puede limitarse a la enseñanza que los alumnos recibiendo con el programa de televisión, por lo que han buscado otro tipo de herramientas para complementar los aprendizajes de los niños, pero la respuesta y cooperación de los padres de familia es poca.