Captura de pantalla
El delantero se cobró los insultos que había recibido con anterioridad

Los actos de racismo siguen en el futbol mundial y ahora, un partido de la segunda división de Holanda fue detenido por un tiempo en la primera mitad por cánticos racistas contra Ahmad Mendes Moreira del Excelsior Rotterdam 

 El árbitro Laurens Gerrets detuvo temporalmente el encuentro y mandó a los futbolistas al túnel de vestuarios debido a los cánticos racistas, mientras los jugadores del Excelsior Rotterdam consolaban a su compañero, visiblemente afectado.

Minutos después, el futbolista respondió al anotar un gol y rápidamente se dirigió a las butacas desde la que procedían los insultos para celebrarlo, abrió los brazos y se puso las manos en las orejas, entre los pitidos del público.

 Sus compañeros se lo llevaron a los pocos segundos, pues cayeron algunos objetos desde la grada, y luego Mendes se llevó el dedo índice a la boca, haciendo como que mandaba a callar.

El conjunto local pidió disculpas después en un comunicado y dijo que emprenderá acciones contra los aficionados implicados en el incidente.