El video se viralizó en redes sociales

CANCÚN, QR.-  El beso entre dos extranjeros de origen canadiense, en playas de Tulum, motivó que agentes de la Dirección de Seguridad Pública intentaran detenerlos, bajo el argumento de que había "niños" y "familias" en el sitio, lo cual además de la indignación social que ha despertado, motivó la intervención de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Quintana Roo (CEDHQROO).

"Somos gays, y nos estábamos besando y por eso nos llevan", se escucha decir a uno de ellos, al momento en que los subían esposados y en traje de baño a una patrulla, en un video que se ha viralizado en redes sociales a partir de la denuncia hecha por Maritza Escalante, quien acusó a los agentes de discriminación y actos de homofobia.

Escalante expresó en sus redes sociales su indignación y relató que los hechos ocurrieron el domingo pasado, cuando se encontraba en una playa de Tulum, a las 16:30 horas, con su familia.

Un par de elementos policiacos, a bordo de cuatrimotos se acercó a un grupo de extranjeros y luego se incorporaron más elementos a bordo de una patrulla, que descendieron del vehículo para arrestar a dos turistas.

"Para mi sorpresa y la de muchos que igualmente se habían acercado, el motivo de su arresto fue porque eran gays y se habían besado".

"Los policías se portaron violentos y daban argumentos como 'hay familias y niños y no pueden estar viendo esto'. Los subieron a la fuerza a la patrulla y no los dejaban ir. Todos los que estábamos reunidos estábamos molestos al ver la situación. Por más que les decíamos que estaban cometiendo un delito, no los soltaban", narró.

Después de la presión hecha por la gente presente, la pareja fue liberada. "Estoy furiosa porque no es posible que en pleno Siglo XX sigan pasando este tipo de opresiones contra la comunidad LGBT+. Todos merecemos el mismo trato y se deben aplicar sanciones a estos elementos", añadió.

Inician queja de oficio

Al respecto, el titular de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDHQROO), Marco Antonio Tóh Euán, dijo a EL UNIVERSAL que iniciaron una queja de oficio e incluso habrá intervención de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

Por separado, este jueves la Dirección de Seguridad Pública de Tulum, se excusó señalando que aquel domingo recibió el reporte sobre "actos de exhibicionismo obsceno" en la playa pública, por lo que se detuvo a tres personas por faltas a la moral y a las buenas costumbres, de acuerdo con el Reglamento de Justicia Cívica del municipio, en su artículo 27, fracciones IX y X.

El reglamento establece como una falta el "realizar o permitir actos inmorales y demostraciones erótico sexuales en la vía pública o lugares públicos y permitir o sostener relaciones sexuales o actos de nudismo o exhibicionismo obsceno, incluyendo en el interior de los vehículos estacionados o en circulación, en las vías o lugares públicos, inmuebles ruinosos, en desuso o baldíos".

El reporte hecho a la Policía describía que tres personas tenían sexo oral en la playa, frente a las familias presentes, por lo que los elementos arribaron al lugar y abordaron al trío que -dicen- respondió de forma agresiva.

Los oficiales les notificaron que, conforme al artículo 27 del Reglamento de Justicia Cívica, serían trasladados a la corporación. En ese momento -se indica en el parte policiaco- uno de los turistas comenzó a gritar que lo estaban discriminando y al intentar subirlos a la unidad, algunas personas presentes agredieron a los elementos de forma verbal.

Para evitar mayor crispación, los policías decidieron liberar a las tres personas aseguradas.

La corporación se asumió "promotora y garante" de los derechos humanos "sin distinción alguna".

"Somos una policía incluyente e imparcial tanto de los residentes como de los turistas que visitan el estado de Quintana Roo, por lo que no se tolerará ningún abuso de autoridad", se afirmó.