FOTO: INTERNET
A los 36 años la economista perdió la vida por un cáncer de páncreas, tan solo ocho meses después de que asesinaran a su marido; ‘Historia de un Crimen: Colosio’ de Netflix retrata a una mujer amorosa, pero implacable ante la adversidad

Nació el 9 de septiembre de 1958 en el hospital viejo de Nueva Rosita, Coahuila, hoy convertido en asilo de ancianos. Diana Laura Riojas desde muy pequeña vivió en Monterrey, más que ser coahuilense, se consideraba una mujer regia de corazón, una norteña enamorada de México. Su madre nació en Nueva Rosita, su padre en Sabinas, cursó la primaria en el Instituto Excélsior de Monterrey, y la preparatoria en la Universidad Regiomontana de Monterrey.

“Yo quiero ser presidenta”, así lo expresaba Diana Laura, esposa de Luis Donaldo Colosio, a sus seres queridos, desde que era muy joven.

A los 19 años viajó a la Ciudad de México a estudiar la Licenciatura en Economía en la Universidad Anáhuac, ahí conoció al amor de su vida: Luis Donaldo Colosio. Una boda y dos hijos después, Diana Laura desarrolló actividades paralelas a la carrera de Colosio que le permitieron estar cerca, apoyar y entender las tareas públicas, con programas sociales, ambientales, de apoyo a las artes, la gastronomía, la música, a lo largo del desarrollo de su marido, apoyó con programas creativos e inéditos de forma paralela en la Cámara de Diputados, el Senado, la Presidencia del PRI, la Sedesol, hasta la candidatura presidencial por el PRI.

FOTO: EL REGIONAL

Tras el asesinato de Luis Donaldo Colosio, Diana Laura se quedó sola con dos hijos, Luis Donaldo de ocho años y Mariana de solo uno, así decide crear una fundación que continuara con los anhelos e ideales de su marido en favor de los jóvenes, las mujeres, los ancianos, las personas con capacidades diferentes, la protección del medio ambiente, la educación y el empleo.

Para ello inicia un breve viaje para difundir y presentar este proyecto ante la Institución educativa de su marido en Viena —IIASA— International Institute for Applied Systems Analysis, al igual que ante el Papa Juan Pablo II, al entonces presidente español, Felipe González y a los Reyes Juan Carlos y Sofía. En su trayecto a México hace una fugaz visita al santuario de Lourdes para rogar por el descanso de Luis Donaldo.

FOTO: INTERNET
FOTO: INTERNET

Meses después, el 18 de noviembre del mismo año, el cáncer de páncreas terminó con la vida de Diana Laura, dejando huérfanos a los pequeños Luis Donaldo y Mariana.

Diana Laura era licenciada en Administración de Empresas y en Economía y, a pesar de sus méritos académicos, era sencilla y acostumbrada a pasar inadvertida. Se trataba de una persona muy religiosa, muy creyente, alegre y llena de simpatía. (Con información de El Regional, Milenio y Excélsior)