Las mujeres que cayeron en el olvido tras alcanzar la fama

En el cine y la televisión existen múltiples ejemplos de artistas que llegaron a tener una carrera fugaz. Y hay casos donde el éxito de un personaje que una vez los llevó a la cima, los llevaría a ser víctima de una especie de “maldición”.

Tras alcanzar el éxito súbitamente, muchas de estas celebridades llegaron a caer en depresión y desaparecer casi por completo del mundo del espectáculo.

Por esto aquí traemos una lista de las diez actrices cuya carrera no despuntó tras el rol que las hizo reconocidas:

Linda Blair

Esta mujer llegó a la fama gracias al papel de Regan, la niña que fue poseída por el diablo en la cinta de El Exorcista (1973). Ganó el Globo de Oro a Mejor Actriz de Reparto por este papel, pero después de eso, no tuvo otro personaje importante, pues solo le ofrecían roles de niña problemática.

Tippi Hedren

Dio vida a Melanie Daniels en la cinta Los Pájaros (1963). Después no se supo nada de ella y su mayor logro era ser la madre de Melanie Griffith. Sus trabajos fueron irrelevantes tras la cinta. Hedren llegó a decir que cuando rechazó el seguir trabajando solamente para Hitchcock, él le dijo: "Hazlo y me ocuparé de aplastar tu carrera". Al parecer, el cineasta cumplió su amenaza.

Linda Carter

Esta actriz sufrió el destino de ser reconocida por una sola interpretación. En la década de los 70 le dio vida a la Mujer Maravilla (1975), en la serie de televisión que tuvo esa heroína. Con algo de sangre latina, Carter se hizo del papel tras ser vencedora en un certamen de belleza. Una vez que se canceló el programa, Carter sólo tuvo papeles sin relevancia en algunas películas.

Margott Kidder

Su caso roza con lo trágico. Dio vida a Lois Lane en las 4 primeras películas de Superman protagonizadas por Christopher Reeve. En 1988 fue diagnosticada con trastorno bipolar y en los 90 sufrió un accidente que la dejó en silla de ruedas por 2 años. Llegó a estar recluida en un sanatorio mental, y su carrera actoral jamás despuntó.

Jennifer Grey

La actriz que daba vida a Baby en Dirty Dancing (1987) no tuvo la suerte de su compañero de reparto, Patrick Swayze. Después de su éxito en esta cinta participó en cintas como Bloodhounds of Broadway (1989), y su carrera jamás alcanzó un punto más alto.

Jennifer Beals

Fue protagonista de la popular cinta ochentera Flashdance (1983), pero después de eso no volvió a trabajar en grandes películas. Su mayor éxito en TV fue con la serie The L World (2004).

Vivien Leigh

El papel que arruinó su carrera fue Scarlett O’Hara, en Lo que el viento se llevó (1939). Participó en Un tranvía llamado deseo (1951), pero su neurótico marido, Laurence Olivier, no estaba dispuesto a permitir que ella fuera más famosa que él y su carrera se vio truncada. Tras su divorcio con Olivier, se le diagnosticó tuberculosis, condición que dió punto final a su carrera. Murió en 1967.

Mara Wilson

Es probable que todos hayan olvidado su rostro, pero cuando ven Matilda (1996), seguro se dibuja una sonrisa en su rostro. También actuó en Papá por Siempre (1993), pero después de pasar la pubertad, su carrera se fue al abismo. Wilson aseguró en una autobiografía que llegó a sentirse avergonzada por su propio cuerpo que ya no la dejaba ser una niña. Ahora sufre debido a problemas relacionados con la ansiedad y la depresión.

En 1986 enamoró a Tom Cruise en la cinta Top Gun, la cual le dio una gran proyección, pero también fue el inicio de su declive. Dicen que la pasó tan mal en ese rodaje que prometió no volverse a parar en un set. No cumplió su palabra del todo, y siguió participando en roles sin gran atención.

Melissa Joan Hart

El papel de Sabrina, la Bruja Adolescente (1996) la llevó a los cuernos de la luna, pero después de eso… ¿qué? Participó en algunos capítulos de otras series y hasta posó en poca ropa en una revista de caballeros, pero su carrera se estancó. Recientemente participó en la cinta religiosa "Dios no está muerto 2".