Foto: Vanguardia/Josué Rdz.
La dependencia argumentó que cerraba el comedor por falta de migrantes, cuando en realidad diariamente son deportados por autoridades norteamericanas más de 50 connacionales

Acuña, Coah. – Migrantes que son deportados por Acuña, hasta este miércoles fue su ultimo almuerzo y comida, porque a partir de este jueves, por ordenes del DIF Estatal, dejara de prestar servicio, luego de nueve años y 8 meses.

Durante ese tiempo, los migrantes que diariamente son deportados por autoridades norteamericanas, llegaban al comedor por sus alimentos, pero tras una drástica decisión del sistema estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), organismo de donde dependía presupuestalmente, decidió cerrar.

El DIF estatal argumentó que cerraba el comedor por falta de migrantes, cuando en realidad diariamente son deportados por autoridades norteamericanas más de 50 connacionales, y en el comedor se les proporcionaba desayunos y comidas, incluso llegaron a dar la cena.

Ante las deportaciones que se hacen por la frontera de Coahuila, en el 2010 el entonces gobernador ordeno la apertura del comedor para atender a los migrantes, y continuo asi hasta este jueves, cuando repentinamente despidieron al personal por instrucciones del DIF estatal.

La hasta hoy responsable del comedor, Judith Hernández Lozano, reconoció que a partir de este jueves ya no habrá servicio por instrucciones del director estatal del DIF, Roberto Cárdenas.

“No sabemos porque se tomo la decisión; estos meses son temporada baja por el invierno, pero durante lo que resta del año, siempre hay mucho flujo porque diariamente hay deportaciones de las autoridades migratorias de Estados Unidos, dijo.

Las seis personas que trabajaban para el comedor, a partir de este jueves se quedaran sin trabajo.

Saturado el centro de atención a migrantes “Emaus” en Acuña 

Con una capacidad de atención de cien personas diarias, el centro para la atención de migrantes “Emaús” en Acuña esta sobrepoblado al dar asistencia a 115 personas que llegan a esta frontera en calidad de migrantes y que buscan el asilo político en los Estados Unidos.

El administrador del centro, Hermenegildo Villalpando, dijo que son de diversas nacionalidades las personas que son atendidas en esta ciudad y que desde el mes de diciembre anterior buscan el ingresar a los Estados Unidos de forma legal.

El también párroco reconoció que es lento el proceso de respuesta por parte de las autoridades norteamericanas, pues aseguro que solo han sido unos 15 los que han sido llamados del 24 de diciembre a la fecha y en algunos de los casos se les niega el asilo.

Destacó que son familias enteras las que se atienden en el lugar y lo que más preocupa son los niños, que requieren de una mejor atención tanto en la alimentación como en el cuidado de la salud.