Foto: Tomada de Internet
No consiguió su objetivo gracias a la atención brindada por paramédicos de Cruz Roja

Una fuerte discusión marital, y el aparente abandono de su esposa, llevaron a un hombre a intentar acabar con su vida ingiriendo una gran cantidad de medicamentos, advirtiendo en una llamada telefónica su fatal decisión. Sin embargo no consiguió su objetivo gracias a la atención brindada por paramédicos de Cruz Roja.

Minutos antes de la media noche de este miércoles paramecios de la humanitaria institución llegaron al domicilio marcado con el 2899 de la calle Acacia, en la colonia Mirasierra, para atender a un hombre de aproximadamente 35 años que atentó contra su vida por medio de la ingesta de medicamentos, de lo que advirtió a su cuñada por teléfono cuando le contaba que había peleado con su hermana por motivos de celos.

La discusión llegó a tal grado que la mujer se fue de la vivienda pidiéndole el divorcio, lo que lo sumergió en una depresión instantánea la cual lo orilló a pretender acabar con su vida, pero los socorristas frustraron su intención llevándolo a un hospital en donde se le realizó un lavado estomacal.