Foto: Especial
En un informe se detallan casos de mujeres acusadas de haber cometido diversas modalidades de delincuencia organizada, pero que fueron torturadas por distintas corporaciones policiacas

En Coahuila se documentaron cuatro casos de mujeres que fueron objeto de tortura y tortura sexual al ser acusadas de haber cometido diversas modalidades de delincuencia organizada, señaló el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Prodh).

En este informe, llamado “Mujeres con la frente en alto. Informe sobre la tortura sexual en México y la respuesta del Estado”, detalla casos de mujeres acusadas de haber cometido diversas modalidades de delincuencia organizada, pero que fueron torturadas por distintas corporaciones policiacas.

El Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Prodh) presentó un informe documental donde expone 29 casos de mujeres que fueron objeto de tortura y tortura sexual, entre ellos cuatro casos que ocurrieron en Coahuila.

El informe, llamado “Mujeres con la frente en alto. 

Informe sobre la tortura sexual en México y la respuesta del Estado”, detalla casos de mujeres acusadas de haber cometido diversas modalidades de delincuencia organizada pero que fueron torturadas por distintas corporaciones policiacas.

Uno de los casos, relata el informe, es el de Mónica, quien fue detenida el 12 de febrero de 2013 en compañía de su hermano y esposo por elementos de la policía municipal de Torreón a las 10 de la mañana. “Ella fue violada por un mando de la Secretaría de Pública de Coahuila frente a su esposo”, asegura el informe. También afirma que el esposo fue víctima de tortura y de ejecución arbitraria y que el hermano es un sobreviviente de tortura.

 

ABUSO Y AMENAZA

Otro caso en Coahuila fue el de Ilse, una mujer que fue detenida el 28 de agosto de 2015 a las 8 de la noche Torreón, por el Grupo de Armas y Tácticas Especiales (GATE) de Coahuila, mientras se encontraba en compañía de su pareja y de su hijo de entonces 9 meses de edad. Después fue violada vía anal y vaginal, y refirió haber sido desnudada. Los agentes le tomaron fotografías y videos, amenazándola con subirlas a las redes sociales.

También en Torreón, Alejandra, quien tenía una tienda de frutas y verduras, fue detenida por la Policía Federal el 20 de octubre de 2014, y fue obligada a decirle “papi” a uno de los perpetradores, mientras ella se encontraba en ropa interior frente a más de 5 federales.

En este caso, su marido había sido detenido antes que ella y a raíz de sus esfuerzos para investigar la detención de su marido e intentar defenderlo, fue amenazada para que no se metiera en el proceso, recibía llamadas para que dejara el caso en paz o que no se metiera. Tiempo después, fue detenida arbitrariamente y llevada a una finca donde sobrevivió a gritos, golpes, desnudez forzada, amenazas de violaciónmanoseos, asfixia húmeda y seca. Después fue presentada ante los medios de comunicación junto a otros hombres a los que no conocía.

Actualmente Alejandra enfrenta un proceso en su contra por los delitos de delincuencia organizada, posesión de arma, posesión de droga, extorsión y dos secuestros, dentro de la causa penal número 61/2014, radicada bajo el índice del Juzgado Tercero de Distrito en Torreón, Coahuila.

Pese a que Alejandra hizo referencia de la tortura en su declaración preparatoria, ni el Juzgado Tercero de Distrito en Torreón Coahuila, ni el Primer Tribunal Unitario del Octavo Circuito ordenaron dar vista al agente del Ministerio Público para que se llevara a cabo la investigación correspondiente por el delito de tortura.