La cuñada de Marcelo Ebrard, canciller de México, reparte los recursos de los programas sociales del gobierno de López Obrador en Honduras. Tomada de proceso
Esta empresa será la que distribuya los 31 millones de dólares que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador destinará a sus programas Sembrando Vida y Jóvenes Construyendo el Futuro en Honduras

CDMX.- La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y el Banco del Bienestar celebraron, el 11 de mayo pasado, un convenio con Banco Azteca del multimillonario Ricardo Salinas Pliego para que esta empresa distribuya los 31 millones de dólares que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador destinará a sus programas Sembrando Vida y Jóvenes Construyendo el Futuro en Honduras.

Seis meses antes, Grupo Salinas había nombrado al frente de Banco Azteca Honduras a la hondureña Viviana Bueso Asfura, de magra experiencia en el sector bancario, pero conectada al más alto nivel de la llamada Cuarta Transformación, es cuñada de Marcelo Ebrard Causaubón, el titular de la SER.

Desde 2011 su hermana, Rosalinda Bueso Asfura, está casada con el canciller y en junio pasado representó a México en las reuniones de las “primeras damas” de la cumbre del G20 celebrada en Osaka, pues acompañó a Ebrard quien fue en representación de López Obrador.

Viviana Bueso fue reclutada por Grupo Salinas en febrero de 2019, tres meses después de la toma de posesión del gobierno actual y apenas en octubre siguiente fue elevada al cargo de Gerente General de Banzo Azteca Honduras.

La mujer viajó a la Ciudad de México en mayo pasado para firmar dos convenios con la Cancillería y el Banco del Bienestar en representación de Banco Azteca, el primero fue un convenio de confidencialidad para reservar toda aquella información a la que se tiene acceso en forma directa o indirecta relacionada con aspectos comerciales, financieros, técnicos, operativos, legales y de logística. El segundo era el “convenio en materia de transferencia y administración de recursos” para la dispersión del dinero de los programas sociales.

Los recursos para los programas de López Obrador en Honduras, provienen del “Fondo México” un fideicomiso controlado por Ebrard y la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID), organismo descentrado de la Cancillería dirigido por Laura Elena Carrillo Cubilla, una incondicional del canciller.

Entre los personajes que Ebrard colocó en la Cancillería, Carrillo Cubillas no forma parte del Servicio Exterior Mexicano, pero tiene una larga historia con su jefe: milotó en el Partido de Centro Democrático, una agrupación fundada en 1999 por Ebrard y su mentor, Manuel Camacho Solis; trabajo en el DIF capitalino entre 2009 y 2012, coordinó ocho libros sobre educación con Ebrard, tres de los cuales incluían a Bueso Asfura, su esposa.

Carrillo Cubillas es prima hermana del diputado federal Mario Delgado Carrillo, actual aspirante a la presidencia de Morena, quien es pupilo de Ebrard y uno de los principales promotores del proyecto presidencial del canciller.

La revista Proceso intentó conseguir las versiones de Laura Elena Carrillo Cubilla y de la Cancillería, la primera canceló de última hora una entrevista ya programada y la dependencia federal entregó un escrito justificando los programas sociales del presidente López Obrador en Honduras y la contratación de Banco Azteca para la dispersión de manera directa a los beneficiarios, nada dijo sobre el involucramiento de Ebrard y su cuñada en el convenio. Con información de la revista Proceso