Concepto. La idea es que se conserven los íconos nacionales a pesar del paso del tiempo. / ARCHIVO
Oaxaca se convirtió en el jardín de juegos de este artista que interviene sus muros con amalgamas de íconos mexicanos y norteamericanos

Desde hace aproximadamente dos años, en los muros de algunas casas del centro de Oaxaca, comenzaron a aparecer imágenes particulares. Íconos de la cultura popular mexicana y estadounidense convivían en una sola estampa, híbrida, que llamó la atención de muchos.

El artista urbano Froy Padilla, conocido con el pseudónimo de Efe de Froy, es el autor de estas piezas, que tanto pueden combinar el cuerpo y estilo de Basquiat con el rostro de Don Ramón, como pueden ponerle vestidos oaxaqueños a la Dorothy de Judy Garland, las cuales, desde Instagram y los muros de la capital de ese estado, han comenzado a popularizarse por el mundo.

“En Oaxaca es como socialmente muy fuerte trabajar sobre muros, las calles, donde conviven las personas y se hacen las historias; es un medio muy fuerte para expresar los puntos de vista que tengas, cualquier inquietud que te nazca”, explicó Froy para VANGUARDIA, “las personas están permeadas de esto y se permiten jugar con ellas y que sean parte de la vida diaria”.

Según el creador de estas estampas el mexicano tiende a ‘tropicalizar’ muchas cosas. / Cortesía

Agregó que aunque la comunidad oaxaqueña es socialmente activa en estos aspectos, él quiso abordar otro tipo de temáticas con esta técnica. “Quería explorar cómo se forma mi imaginario cultural de personajes y es por eso que en algunas paredes de algunos amigos que tengo, que están cerca del centro histórico, fue como empecé a pegar ciertos personajes”, comentó.

Es la visión de un chavo ochentero que se levantaba un sábado por la mañana a ver ánime, caricaturas gringas, en la tarde te chutabas la trilogía de ‘Volver al Futuro’ y por la noche, en las cenas familiares siempre en cadena nacional pasaban alguna película del cine de oro mexicano”, añadió, “quieras o no creces con dos culturas de personajes diferentes”.

Así, con una técnica que consiste pegar papel bond delgado con engrudo sobre los muros, empezó a apropiarse de la ciudad de Oaxaca a través de una obra que, destaca, también posee cualidades efímeras.

Se trata de un proyecto que conjuga íconos de la cultura popular mexicana y estadounidense./ Cortesía

“No es tan intrusivo como pudiera ser una lata de aerosol. Esto se puede quitar con agua y un cepillo, comentó, “y lo que permite esta técnica y lo que me encanta es lo efímero de la imagen. Los ídolos, la fama es súper efímera. Las piezas son cambiantes y cuando las vez desvaneciéndose en los muros es increíble”.

Para llegar a estas obras Froy nos explicó que en muchas ocasiones su proceso comienza realizando un ejercicio de imaginación tipo: “¿qué pasaría si…?”. 

“El mexicano tiende a tropicalizar muchas cosas, por ejemplo el cover de los Jackson 5 que hizo Luis Miguel con ‘No Culpes a la Lluvia’. Entonces me imagino otro ejemplo, qué sería para mí un Marty Mcfly mexicano.

“Y luego le pones otros detalles como que en México los tenis no serían Nike, serían Panam, que es una empresa cien por ciento mexicana y adecuar estos símbolos, iconos a las imagenes. A veces no son de películas, también son de memes”, continuó.

La discreción con que ha trabajado provoca que muchas personas, incluso sus más allegados, no sepan que él es el autor de todo esto, pero al hacerlo el entusiasmo y el apoyo que demuestran para con el proyecto es algo que agradece. “Están super entusiasmados, quieren venir a pegar la próxima y hasta quieren ocupar muros más grandes. La propuesta les gusta”, comentó.

Hasta el momento la pieza más ambiciosa que ha hecho fue una con motivo del Día de Muertos para el Centro Cultural San Pablo a petición de su directora, Mariana Zardain.

Ideas. El autor también utiliza imágenes de memes o de cualquier elemento que sirva para el proyecto. / ARCHIVO

”Me pidió que mezcláramos iconos mexicanos de cómo representamos a la muerte”, explicó, “se me hizo muy padre combinar este cuerpo de Frida Kahlo en la foto que le hicieron para la revista Vogue, la cara de María Félix pintada de Catrina y los elementos de José Guadalupe Posada. Todos estos elementos se amalgamaron para crear una increíble pieza”.

Consciente frente a las críticas que le han llegado por usar la imagen de íconos mexicanos como Pedro Infante y Jorge Negrete, que representan a un México muy diferente al actual concluyó diciendomuchos se han quejado de que estas figuras representan el machismo mexicano y yo lo entiendo, pero actualmente no tienen que ser así las cosas y estos íconos deben ir más allá de lo que representan. Los antiguos aztecas sacrificaban personas y nosotros aún queremos esas raíces. No debe estar peleado con el concepto que algún día tuvieron. Hay que conservar a nuestros ídolos”.

Presencia en Instagram
-A este artista lo puedes encontrar en esta red como @efedefroy.
-Comentó que en este caso, para darle atención a sus seguidores, sube versiones digitales de las obras editadas sobre muros, además de las obras reales en la ciudad.
-Algunas de estas imágenes han llegado a espacios en Miami y Suiza.