Foto: Vanguardia / El poder supremo de la Federación se divide en Legislativo, Ejecutivo y Judicial, perfectamente definidos en nuestra Carta Magna, reiteró el General
Desde el inicio de la gestión de Andrés Manuel López Obrador al ejército se le han asignado más labores como el combate al huachicol, el desarrollo del nuevo Aeropuerto, labores para el Tren Maya y más

El Presidente Andrés Manuel López Obrador resaltó la lealtad y honradez del ejército durante la ceremonia del 20 de noviembre, después de las acusaciones y repatriación del General Salvador Cienfuegos. Por su parte, el actual Secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval aseguró que el ejército no anhela ningún tipo de poder. 

“Nuestra razón de ser está alejada de pretensiones políticos o de otro tipo” subrayó el Secretario de la Defensa Nacional. Fue en la conmemoración del aniversario 110 de la Revolución Mexicana donde se dieron las declaraciones.

Desde el inicio de la gestión de Andrés Manuel López Obrador al ejército se le han asignado más labores como el combate al huachicol, el desarrollo del nuevo Aeropuerto, labores para el Tren Maya y más.

“Es evidente que no anhelamos ningún poder, porque el poder supremo de la Federación se divide en Legislativo, Ejecutivo y Judicial, perfectamente definidos en nuestra Carta Magna” agregó que dependen del Ejecutivo, autoridad a la que están subordinados por ley. 

Las declaraciones se dan después de que su predecesor el General Salvador Cienfuegos fuera señalado por autoridades de Estados Unidos por cargos de tráfico de drogas y lavado de activos, detenido en el país norteamericano, reclamado por autoridades mexicanas y devuelto a México el 18 de noviembre.

El exsecretario de la Defensa Nacional no fue detenido, autoridades mexicanas solo le informaron que ya es investigado en el país, según informó ese día  la Fiscalía General de la República (FGR).

La Fiscalía del distrito este de Nueva York le acusaba de estar implicado en la producción, tráfico y distribución de mil kilogramos de mariguana, 500 gramos o más de metanfetamina, cinco kilogramos o más de cocaína y un kilogramo de heroína, delitos que aseguraban cometió entre 2015 a 2017, cuando estaba al frente de la Secretaría de la Defensa Nacional de México.