Más allá de lo estético, el BMW M2 CS muestra su verdadera magia al hablar de especificaciones

Markus Flasch, jefe de BMW M a nivel global, decía que el BMW M2 CS sería como un coche de carreras, pero capaz de matricularse. Viendo las fotos y especificaciones filtradas por Jalopnik, no queda duda. El nuevo Eme es un festín de fibra de carbono y un deleite para puristas: tracción trasera, caja manual y muchísimo poder.

Ante ojos poco entrenados, el BMW M2 CS podría pasar como un simple M2 con accesorios. Su encanto va más allá: la fibra de carbono llega a este modelo para volverlo sumamente ligero. La encontraremos en cofre, techo, difusor, splitter, alerón y espejos, e incluso en piezas internas como túnel de transmisión y refuerzos estructurales.

El interior recibe un tratamiento muy especial gracias al uso de Alcantara al por mayor; está presente en volante, tablero, consola central, freno de mano, palanca de velocidades, puertas y en parte de la tapicería de los asientos. Costuras rojas y emblemas CS añaden el último toque de exclusividad.

Pero más allá de lo estético, el BMW M2 CS muestra su verdadera magia al hablar de especificaciones. Conserva el motor turbo de seis cilindros en línea de 3.0 litros, pero ahora genera 444 hp y 406 lb-pie, es decir, casi 40 hp más que un M2 Competition.

Las cifras oficiales de aceleración mencionan que este cohete puede llegar a 96 km/h en 3.8 o 4.0 segundos, según transmisión... porque sí, el M2 CS se puede configurar con caja manual de seis cambios o automática de doble embrague de siete velocidades.

El BMW M2 CS deberá presentarse en el transcurso de los próximos días, para comenzar a venderse en primavera del próximo año. Sólo se fabricarán 2,200 unidades que marcan el final del ciclo de vida del Serie 2 actual. Si temes por el futuro del coupé de tracción trasera, deja de preocuparte; la siguiente generación también será RWD.