FOTO: INTERNET
Este miércoles el actor mexicano tendrá que presentarse de nueva cuenta ante la corte y exponer una vez más su caso, ya que de acuerdo con su abogado Philip Reizenstein, el juez que estaba a cargo fue cambiado y ahora será una jueza la encargada de determinar qué pasará con el actor

Todo comenzó el pasado 31 de marzo de 2019 cuando el actor mexicano Pablo Lyle tuvo un altercado automovilístico con un hombre de origen cubano en las calles de Miami, lo que desembocó en una pelea en la que el actor agredió a este sujeto llamado Juan Ricardo Hernández, de 63 años, quien murió días después de haber estado internado en el hospital tras caer inconsciente por un golpe le propinó Lyle.

Ahora, el protagonista de la exitosa cinta “Mirreyes vs Godinez” se encuentra a la espera de ser juzgado y a unos días de pisar nuevamente la corte, acusado de homicidio involuntario, aunque de acuerdo con nueva información, su caso podría dar un giro inesperado, pues ahora surgieron nuevos detalles sobre su situación legal.

De acuerdo con el portal Infobae, el abogado de Lyle, Philip Reizenstein, aseguró que el juez Alan Fine, quien anteriormente estaba a cargo de este proceso, será sustituido y en su lugar pondrán a la jueza Marlene Fernández-Karavetsos, por lo que se prevé que los abogados del actor soliciten presentar nuevamente ante ella el argumento de que Pablo actuó en defensa propia, por lo que tendrá que ir a la corte nuevamente.

También se sabe que la defensa de Lyle había presentado hace unas semanas una moción para revisar las condiciones de su libertad condicional, con la posibilidad de que el actor pudiera viajar a México, así que existe la posibilidad de que este próximo 15 de enero cuando la nueva jueza tome el caso, favorezca al mexicano con esta petición.

El pasado juez había determinado que el inicio del juicio sería el pasado 9 de diciembre, no obstante fijó una audiencia para el 27 de noviembre, en la que ambas partes podrán informarle si están listas para el proceso o si necesitan más tiempo. Lyle ha expresado en diversas ocasiones que actuó en defensa propia, de sus dos hijos y su esposa, porque creía que Hernández los atacaría con un arma.

Así que será este 15 de enero que la corte de Miami por fin dictará una sentencia a favor o en contra del mexicano, cabe destacar que el juez pasado no quiso desestimar el cargo de homicidio involuntario que ha otorgado la defensa de Lyle, quien siempre ha buscado ampararlo bajo la ley de defensa personal.