Foto: Especial
Uno de los huecos es por 31 mil millones de pesos que le adeudan las dependencias públicas. De ese monto, 27 mil millones son recursos que no han ingresado a las cuentas individuales de los trabajadores, el ahorro para sus pensiones

La anarquía que durante años imperó en el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste) generó hoyos financieros por todos lados. Uno de los huecos es por 31 mil millones de pesos que le adeudan las dependencias públicas. De ese monto, 27 mil millones son recursos que no han ingresado a las cuentas individuales de los trabajadores, el ahorro para sus pensiones, afirmó el director del organismo, Luis Antonio Ramírez Pineda.

Comentó que los empleados se llegan a dar cuenta que su patrón no ha pagado las cuotas que le corresponden cuando les niegan el acceso a un crédito hipotecario, pero no es la mayoría.

El funcionario advirtió que, hasta ahora, la única manera de forzar al cumplimiento de esta obligación es a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), que puede retener recursos de las participaciones federales o que las entidades deudoras, de manera voluntaria, establezcan convenios con el Issste para cubrir los adeudos como ya ha ocurrido en algunos casos.

Una alternativa sería que se aprobara la iniciativa de reforma legal que ya está en el Congreso, con la finalidad de dar al instituto facultades de auditoría y fiscalización.

Otros hoyos financieros se generaron desde el cambio en la ley del instituto en 2007, porque “no se hicieron bien los cálculos o no se tomaron las previsiones sobre el envejecimiento de la población y el incremento de enfermedades crónicas y de alto costo, a causa de lo cual, el seguro médico tiene un déficit de 9 mil millones de pesos.

Hacienda cubre huecos

El director recordó que con la reforma legal el gobierno se hizo cargo del pago de pensiones de los empleados y cuando creció el gasto para la atención de enfermedades no transmisibles, la SHCP empezó a realizar transferencias adicionales al Issste hasta de 15 mil millones de pesos al año.

No obstante, a partir de 2012 se redujo ese subsidio para situarse, el año pasado, en 5 mil millones de pesos, es decir 76 por ciento menos, lo que resulta insuficiente para garantizar la prestación de servicios.

Se agrega, indicó Ramírez Pineda, la carencia histórica de recursos para nuevos hospitales, sustituir a los más antiguos –cinco tienen más de 45 años y han rebasado su vida útil–, realizar tareas de mantenimiento y sustitución de equipos.

Para dar cuenta de la anarquía que privó en el Issste, el director se refirió a las tiendas Superissste, cuya misión es ofrecer productos de bajo costo para los trabajadores, pero se pretendió que compitiera con las grandes cadenas comerciales. Lo que se logró fue una deuda con proveedores de mil 500 millones de pesos, de los que todavía se deben 600 millones de pesos.

Dijo que se ha restablecido la comunicación con proveedores que han empezado a surtir sus productos en algunos de los 70 establecimientos. El objetivo es intentar su recuperación y al mismo tiempo, la dirección del Issste explora la posibilidad de establecer convenios con desarrolladores inmobiliarios para construir viviendas en los terrenos donde se encuentran las tiendas.

Foto: Especial

Esta sería una opción para conservar esos negocios, ampliar la oferta de casa-habitación para servidores públicos que podrán adquirirla mediante un crédito con Fovissste.

Ramírez Pineda comentó que tiene identificados más de 100 predios que podrían entrar al programa. Además de viviendas donde se podrían instalar estancias infantiles, casas de día para adultos mayores o algunas oficinas del instituto.

Durante el gobierno anterior se cerraron algunas tiendas por incosteables, pero se quedó pendiente la transferencia de los trabajadores. Algunos se jubilaron o solicitaron su cambio a otra área. Actualmente, la plantilla es de seis mil empleados, muchos de ellos no tienen materia de trabajo, por lo que la dirección del Issste impulsará un plan de capacitación que los habilite para laborar en otras áreas, principalmente las médicas, donde hay carencia de personal.

Otra característica de gestiones anteriores fue la invención de funciones como en Turissste, que no genera ingresos y, por el contrario, enfrenta pasivos por 500 millones de pesos. Por ser organismo desconcentrado se buscó que operara como agencia de viajes y gestora de traslados de pacientes que hospitales no pagaban en tiempo y forma.

Mantenía una nómina de 340 trabajadores, de los cuales 300 eran de confianza y ya fueron dados de baja. La Junta Directiva del Isss-te aprobó la modificación de Turissste y de órgano desconcentrado pasará a ser una subdirección dentro de la estructura del instituto; mantendrá su función social de promoción de paquetes turísticos para trabajadores activos y en retiro.