Foto: Internet.
La artista confesó que pudo vestir algo más ligero pero optó por el vestido que todos sus fans alabaron.

La esperada Gala del Met 2018 no decepcionó y nuevamente nos trajo los looks más increíbles con los que los mejores diseñadores del mundo pudieron vestir a las estrellas pero quien siempre ha destacado en estas instancias es Rihanna y esta vez no fue la excepción.

Durante la alfombra roja del evento pudimos ver a la cantante portar un vestido corto, un abrigo y una tiara papal todas cubiertas de joyería, lo que naturalmente hizo que el conjunto pesara varios kilos.

Y aunque la artista lo modeló sin pestañear o dar señas de cansancio, confesó para Entertainment Weekly que realmente le fue difícil andar con tanto peso encima lo que duró la velada.

“Estaba muy pesado, cada paso era como una sentadilla”, bromeó para el medio, “te prometo que gané más trasero por esa noche”.

Comentó también que Maison Margiela tenía una alternativa, mucho más ligera y sencilla, que pudo usar, pero al final optó por lo que vimos.

“Tenía otra opción, también de Margiela, pero sentí que era un insulto para los que se sentaron y bordaron cada cuenta como para decir, ‘no, ponlo en los archivos’”, dijo, “era tan genial que no pude rechazarlo”.