McGregor presumiendo sus dos cinturones de la UFC / Foto: AP
McGregor pasó a la historia al convertirse en el primer campeón simultáneo en dos divisiones de la UFC

En una pelea que no decepcionó, el irlandés Conor McGregor hizo historia dentro de la UFC al convertirse en el primer campeón simultáneo en dos divisiones distintas.

'The Notorious' solo necesitó de dos asaltos para noquear a Eddie Álvarez y convertirse en el campeón de peso ligero, en lo que fue la pelea estelar de la UFC 205 en el Madison Square Garden de Nueva York. El irlandés comenzó la pelea demostrando que no se guardaría nada y rápidamente propinó un gran golpe a Eddie que lo mandó a la lona para poco después repitir la dosis. 

Sin embargo el norteamericano logró recuperarse y terminó el primer round queriendo responder al irlandés. Para el segundo asalto McGregor aprovechó los embates de Eddie para contragolpearlo y castigarlo con fuertes golpes en el rostro para mandarlo a la lona por tercera ocasión y así obligar a que el combate se detuviera. 

Al terminar el combate 'The Notorious' pidió tener sus dos cinturones, el primero que ganó tras noquear en tan solo 13 segundos al brasileño José Aldo. 

En el combate por el cinturon de peso welter Tyron Woodley y Stephen Thompson empezaron con un ritmo lento, pero finalmente el combate tuvo grandes emociones. Woodley mandó a la lona a su rival, sin embargo ni así pudo lograr vencerlo y tuvieron que irse al quinto round. Luego de cinco asaltos los jueces dieron tarjetas 47-47, 47-47 y 48-47 favor Woodley, por lo que se anunció que Woodley ganaba el combate por decisión dividida, sin embargo después corrigió y anunció que la decisión era empate mayoritario.

Por su parte Joanna Jedrzejczyk superó por decisión unánime a Karolina Kowalkiewicz (con tarjetas idénticas 49-46) y logró conservar su cetro, en lo que fue la primera pelea de campeonato de la noche en el Madison Square Garden. 

Joanna Jedrzejczyk superó por decisión unánime a Karolina Kowalkiewicz / Foto: AP