Foto: Archivo
En sus más de cuatro siglos de presencia en la ciudad, los católicos han pedido a la sagrada imagen que detenga enfermedades letales como el cólera, la viruela y el coronavirus

La can­ce­la­ción de la fies­ta pa­tro­nal del San­to Cris­to co­mo con­se­cuen­cia de la emer­gen­cia del co­ro­na­vi­rus, “ro­ba­rá” es­te 6 de agos­to al­re­de­dor de 2 mi­llo­nes de pe­sos a co­mer­cian­tes lo­ca­les y fo­rá­neos que co­lo­ca­ban más de 800 pues­tos ale­da­ños a la Ca­te­dral.

Los bol­si­llos de cien­tos de co­mer­cian­tes con­ti­núan va­cíos al ver pa­sar las fe­chas de ma­yor de­rra­ma eco­nó­mi­ca, sin que pue­dan co­lo­car sus pues­tos de co­mi­da, ropa, za­pa­tos, ju­gue­tes, ar­tícu­los de be­lle­za y de­más en una de las ver­be­nas po­pu­la­res con ma­yor afluen­cia en la ciu­dad.

Mien­tras que los in­gre­sos de de­ce­nas de co­mer­cian­tes fo­rá­neos de es­ta­dos co­mo Mi­choa­cán, Oa­xa­ca, Pue­bla, Gue­rre­ro, Gua­na­jua­to y Ta­mau­li­pas, que ca­da año arri­ba­ban pa­ra ven­der ar­te­sa­nías fa­bri­ca­das por ellos mis­mos, tam­bién son una “en­tra­da de di­ne­ro” per­di­da.

“Has­ta el año pa­sa­do nos pre­pa­rá­ba­mos des­de an­tes, re­par­tien­do lu­ga­res, tra­mi­tan­do su pe­da­zo de pi­so pa­ra ven­der ca­da quién lo su­yo, pe­ro aho­ra na­da, ape­nas ven­de uno aquí en el cen­tro”, ex­pre­só Ma­riano Co­va­rru­bias, uno de los ven­de­do­res de na­chos.

El hom­bre, miem­bro de la Unión de Co­mer­cian­tes y Fe­rie­ros, se­ña­ló que la de­rra­ma eco­nó­mi­ca va des­de los 5 mil pe­sos pa­ra los ven­de­do­res am­bu­lan­tes y de has­ta 40 mil pe­sos, pa­ra los pues­tos de na­chos, con­chi­tas o chu­rros.

En cam­bio los pues­tos de ma­yor an­ti­güe­dad, más gran­des, de ar­te­sa­nías de ma­yor va­lor se em­bol­sa­ban has­ta 60 mil pe­sos, pues la afluen­cia de vi­si­tan­tes a la fies­ta del San­to Cris­to es in­nu­me­ra­ble, con­si­de­ran los ven­de­do­res.

Por su par­te, Je­sús Sal­va­dor Cas­ti­lla Sán­chez, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Em­pre­sa­rios y Ciu­da­des Her­ma­nas Coahui­la-Te­xas, se­ña­ló que aun­que al­gu­nas ca­ra­va­nas de co­mer­cian­tes pre­gun­ta­ron por su arri­bo a Sal­ti­llo, los per­mi­sos fue­ron can­ce­la­dos an­te el ries­go que es­to re­pre­sen­ta en me­dio de la pan­de­mia.

“Al me­nos 150 fa­mi­lias de co­mer­cian­tes de otros es­ta­dos ele­gían la fies­ta del San­to Cris­to co­mo una de las más im­por­tan­tes pa­ra la ex­po­si­ción y ven­di­mia de sus ar­te­sa­nías, in­clu­so es­te año han lla­ma­do pa­ra pre­gun­tar si es po­si­ble acu­dir, lo cual fue re­cha­za­do”, co­men­tó el em­pre­sa­rio, quien agre­gó que es­tas fa­mi­lias tam­bién apor­ta­ban di­ne­ro a la eco­no­mía sal­ti­llen­ses htos­pe­dán­do­se en ho­te­les y co­mo co­men­sa­les en las fon­das del Cen­tro His­tó­ri­co.

Si al­go ca­rac­te­ri­za a los ca­tó­li­cos es la ve­ne­ra­ción de la imá­ge­nes re­li­gio­sas y en Mé­xi­co di­chas es­cul­tu­ras son el mo­tor pa­ra que mul­ti­tu­des de cre­yen­tes acu­dan a ve­ne­rar y has­ta a dan­zar co­mo tri­bu­to a los fa­vo­res re­ci­bi­dos.

EL AÑO DEL CÓ­LE­RA

No es la pri­me­ra pan­de­mia que es­te San­to Cris­to pre­sen­cia. Du­ran­te 1833, con la pes­te del có­le­ra que afec­tó prin­ci­pal­men­te a los es­ta­dos del nor­te del Mé­xi­co, al ser una en­fer­me­dad que lle­gó por Es­ta­do Uni­dos de­bi­do al in­ter­cam­bio co­mer­cial que ya se efec­tua­ba en­tre los dos paí­ses, los cre­yen­tes sa­ca­ron al San­to Cris­to a dar la vuel­ta a los tem­plos del Cen­tro His­tó­ri­co pa­ra pe­dir­le que de­tu­vie­ra la en­fer­me­dad.

De acuer­do con el mé­di­co e his­to­ria­dor Gil­ber­to Sán­chez Lu­na, es­to lo hi­cie­ron pues la po­bla­ción es­ta­ba de­ses­pe­ra­da, ya que la en­fer­me­dad era tan fuer­te que po­dría ter­mi­nar con la vi­da de to­da una fa­mi­lia en me­nos de dos ho­ras.

Ade­más, era co­mún que al San­to Cris­to se le uti­li­za­ra pa­ra es­te ti­po de fi­nes; cons­tan­te­men­te se le pe­día de­te­ner se­quías o pla­gas de los sem­bra­díos.

TAM­BIÉN EN­FREN­TÓ LA VI­RUE­LA

El San­to Cris­to tam­bién pre­sen­ció la pan­de­mia a cau­sa de la vi­rue­la, en­fer­me­dad que lle­gó con la Con­quis­ta y se es­par­ció por to­do el te­rri­to­rio de la Nue­va Es­pa­ña.

El his­to­ria­dor se­ña­ló que du­ran­te el año 1804, la zo­na de va­cu­na­ción pa­ra la vi­rue­la en Sal­ti­llo se ins­ta­ló en la Ca­pi­lla de San­to Cris­to y los cu­ras de aquel en­to­nes eran los en­car­ga­dos de ad­mi­nis­trar el me­di­ca­men­to que pre­ve­nía la en­fer­me­dad.

“Co­mo an­te­ce­den­te de va­cu­na­ción, los pri­me­ros in­di­cios que se tie­nen son de al­re­de­dor de 1790 en Mé­xi­co. Y en 1804, con las ex­pe­di­cio­nes sa­ni­ta­rias del doc­tor Fran­cis­co Ja­vier Bal­mis, que in­tro­du­ce la va­cu­na con­tra la vi­rue­la, es­ta se apli­ca­ba pre­ci­sa­men­te en la Ca­pi­lla de San­to Cris­to y en la Ca­te­dral de San­tia­go. Los cu­ras eran los res­pon­sa­bles jun­to con las au­to­ri­da­des de Ca­bil­do de la apli­ca­ción de la va­cu­na de con­tra la vi­rue­la.

La en­fer­me­dad pu­do te­ner más pre­sen­cia en la ciu­dad a fi­na­les del si­glo 17 y pro­ba­ble­men­te, más de una per­so­na pi­dió a la ima­gen del San­to Cris­to de­te­ner ese mal.

Foto: Omar Saucedo

¿IN­TER­VEN­CIÓN DI­VI­NA?

De acuer­do con el aca­dé­mi­co, tal era la creen­cia (y si­gue sien­do) de que ha­bía una in­ter­fe­ren­cia di­vi­na en­tre las re­li­quias sa­gra­das y Dios, que la cam­pa­na ma­yor, una de las que se ca­ye­ron de la to­rre de la Ca­te­dral y que aho­ra se en­cuen­tran en el pi­so del atrio de la mis­ma a un cos­ta­do de la en­tra­da prin­ci­pal, tie­nen in­crus­ta­da una fra­se en la­tín pi­dién­do­le San­tia­go Após­tol, pa­trón de la Ca­te­dral, de­te­ner las pes­tes.

EL MO­DERNO ENEMI­GO

Aho­ra, du­ran­te es­te no­ve­na­rio mar­ca­do por la pan­de­mia CO­VID-19, el te­ma prin­ci­pal de los pres­bí­te­ros y del obis­po Raúl Ve­ra han si­do los efec­tos de la cri­sis sa­ni­ta­ria en la so­cie­dad y la ac­ti­tud que un ca­tó­li­co de­be de te­ner fren­te a las ne­ce­si­da­des del pró­ji­mo, y en más de una oca­sión se le ha pe­di­do a la ima­gen del San­to Cris­to du­ran­te las ora­cio­nes, de­te­ner la en­fer­me­dad.

MÁS DE 200 DAN­ZAN­TES

Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas más im­por­tan­tes de es­te fes­te­jo que apar­te de sa­gra­do tie­ne mu­cho de po­pu­lar y de sin­cre­tis­mo, son las dan­zas de ma­ta­chi­nes que des­de el 5 de agos­to por la tar­de lle­gan pa­ra dan­zar en ho­nor al San­to Cris­to.

El dan­zan­te An­to­nio Mar­tí­nez, quien tie­ne más de 42 años acu­dien­do ca­da 6 de agos­to, pla­ti­ca que al­re­de­dor de 200 dan­zan­tes son quie­nes aho­ra no po­drán asis­tir a la ce­le­bra­ción.

An­to­nio fue apren­diz de “Pan­cho La Ga­lli­na”, uno de los dan­zan­tes más po­pu­la­res de la ciu­dad y que de­jó di­nas­tía en­se­ñan­do sus bai­les en la pa­rro­quia del Ojo de Agua.

El ma­ta­chín la­men­tó el im­pe­di­men­to y ne­gó que hu­bie­ra in­ten­cio­nes de los dan­zan­tes en acu­dir a la Ca­te­dral.

FIN DEL NO­VE­NA­RIO

Con la mi­sa de las 12:00 del día ofi­cia­da por el obis­po emé­ri­to Fran­cis­co Vi­lla­lo­bos, se ter­mi­na­ron las ac­ti­vi­da­des del no­ve­na­rio de­di­ca­do a es­ta ima­gen.

Ho­ras an­tes, a las 05:30 ho­ras, el obis­po Raúl Ve­ra tam­bién ce­le­bró la úl­ti­ma mi­sa de las nue­ve que ofi­ció a es­ta ho­ra de la ma­ña­na. Es­tos even­tos se trans­mi­tie­ron de ma­ne­ra vir­tual a tra­vés de re­des so­cia­les.

Christian Martínez

A los 25 años fundó su revista cultura independiente “La Negra Plata” proyecto ganador del PACM y C y publicó su primer libro literario a los 27, titulado “Crónica de un Salto”. Actualmente cubre las fuentes relacionadas con el Sistemas de Salud y sus variantes, las diversas manifestaciones religiosas que hay en la región  y el consumo de drogas entre la población. Lleva trabajando como reportero 3 años. Es licenciado en Letras Españolas y de Administración de Empresas por la Universidad Autónoma de Coahuila.