Un niño escondió entre los arbustos a sus hermanos heridos, uno de ellos menor de un año de edad, antes de regresar corriendo al pueblo cercano para buscar ayuda después de que su madre fue asesinada a tiros

Al menos tres madres estadounidenses y seis niños de una familia mormona murieron el lunes en un tiroteo en los límites de los estados fronterizos de Sonora y Chihuahua en un ataque atribuido a pistoleros del cártel de la droga.

Diecisiete miembros de la familia de las familias LeBarón y Langford fueron 'emboscados' a ocho millas de distancia mientras se dirigían a celebrar un aniversario de bodas en tres autos de La Mora, un asentamiento de décadas fundado como parte de una rama de La Iglesia de Jesucristo de los Últimos Días.

En escenas horribles, hombres armados abrieron fuego contra un niño que huía antes de incendiar un automóvil cuando los miembros de la familia murieron quemados mientras estaban atrapados dentro. Otros niños pequeños lograron escapar y se escondieron en el camino mientras una madre recibió un disparo en el pecho mientras levantaba las manos para rendirse. 

Julián LeBarón dijo que un niño escondió a sus hermanos heridos, uno de ellos menor a un año de edad, en arbustos antes de regresar corriendo al pueblo cercano para buscar ayuda después de que su madre fue asesinada a tiros. 

Una de las mujeres asesinadas a tiros fue Christina Langford, de 29 años, quien salvó la vida de su bebé de siete meses arrojándola al piso de su SUV cuando las balas atravesaron el vehículo. 

El motivo del ataque aún no está claro, aunque es posible que haya sido un intento de secuestro. Un miembro de la familia informó haber recibido una llamada telefónica escuchando gritos antes de que un asesino los ejecutara.

El grupo religioso ha tenido enfrentamientos previos con el cártel del crimen organizado en el área, incluido un miembro asesinado. Sin embargo, un miembro de la familia cree que fue una identidad equivocada. 

Foto: Tomada de Internet

Rhonita Maria LeBarón viajaba a Phoenix cuando su auto se descompuso, según familiares.

Hombres armados abrieron fuego y prendieron fuego a su vehículo haciendo que el tanque de gasolina explotara donde murió junto con sus bebés gemelos de seis meses, Titus y Tiana y dos de sus hijos más, Krystal, de 10 años, y Howard, de 12. 

A ocho millas por delante, Christina Langford Johnson, de 29 años, Dawna Ray Langford, de 43 años, y dos de los hijos de Dawna, Trevor, de 11 años, y Rogan, de 3, también fueron asesinados en otros SUV. 

La bebé de Christina, Faith, de siete meses, fue encontrada viva en el piso del asiento trasero y siete de los niños de Dawna escaparon.

Se dice que una de las madres salió de su automóvil durante el asedio y levantó las manos para rendirse antes de que los atacantes "le dispararan en el pecho". 

Un video publicado por un pariente en las redes sociales muestra los restos carbonizados del Chevy Suburban. Se había quemado después de una explosión y estaba ardiendo, con agujeros de bala visibles en los páneles. 

Mientras tanto, familiares preocupados publicaron en las redes sociales que temían que  hubieran sido secuestrados y violados. 

Kenny LeBarón, un primo de las mujeres que conducían los vehículos, le dijo al New York Times: `` Cuando sabes que hay bebés atados en un asiento de auto que arden debido a un mal retorcido que hay en este mundo. Es difícil lidiar con eso '. 

El gobierno desplegó al ejército para combatir el narcotráfico en 2006, pero los expertos culpan a la llamada "guerra contra las drogas" por la espiral de violencia entre los carteles fragmentados y los militares, que ha provocado más de 250,000 asesinatos. 

"Fue una masacre", dijo Julian Lebaron, un pariente y activista que denunció a grupos criminales en el área, a Formula Radio. 

Su hermano, Benjamin LeBarón, fundador de un grupo de lucha contra el crimen llamado SOS Chihuahua, fue asesinado en 2009.

Cuando se le preguntó quién podría ser responsable, LeBarón dijo que el ataque tuvo lugar en una "zona de guerra", hogar de carteles de drogas y "matones".

Claudia Pavlovich Arellano, la gobernadora de Sonora, dijo en Twitter el lunes por la noche que "como madre", se sintió llena de dolor por "los actos cobardes en las montañas".  

"No sé qué tipo de monstruos se atreven a lastimar a mujeres y niños", agregó. 

La senadora por Sonora, Lilly Téllez, escribió en Twitter "la masacre en Sonora no puede quedar impune".

Los niños que sobrevivieron a la masacre

Los hermanos Xander Boe, de cuatro años, y Cody Grayson, de siete, que son hijos de la Sra. Langford, aparecen heridos en el hospital. 

 

 

Foto: Tomada de Internet

Kylie Evelyn, de 14 años, es fotografiada en el hospital con jeans empapados de sangre mientras un pariente la consuela después del ataque impactante 

 

Foto: Tomada de Internet

Brixon Oliver, de 10 meses, se alimenta de una botella en el hospital junto a sus hermanos.  

 

Con información de Daily Mail