Los fiscales de la Corte del Distrito Este de Nueva York presentaron documentos que señalaban una presunta actividad delictiva de Emiliano Salinas para ayudar a Raniere a desacreditar a enemigos potenciales de NXIVM

Emiliano Salinas Occelli, hijo del expresidente mexicano Carlos Salinas de Gortari, fue vinculado directamente al proceso legal en contra de Keith Raniere, líder de NXIVM, culto acusado de tráfico sexual, trabajos forzados, extorsión y asociación delictiva.

De acuerdo con un reportaje especial de la revista Proceso, el pasado jueves 13 de junio, los fiscales de la Corte del Distrito Este de Nueva York presentaron documentos que señalaban una presunta actividad delictiva de Emiliano Salinas para ayudar a Raniere a desacreditar a enemigos potenciales de NXIVM.

Además, los documentos señalan que Emiliano Salinas sí estaba informado de las prácticas de Raniere, algo que el hijo del expresidente negó recientemente a través de un comunicado publicado en Twitter.

Los documentos revelan que Salinas Occelli presuntamente intentó, ilegalmente, obtener registros financieros de jueces federales, abogados y políticos de Estados Unidos, con la supuesta intención de amañar juicios y desacreditar a los enemigos del culto NXIVM.

Las investigaciones de Salinas Occelli para ayudar a Raniere tenían la finalidad de formar una carpeta sobre los colaboradores, críticos y posibles enemigos del líder del culto.

Según los documentos de la corte, citados por Proceso, mencionan que Salinas trabajó con la exdirectora de asuntos legales de Nxivm, Kristin Keeffe, para obtener los registros financieros. La firma de investigadores privados que utilizaron fue Canaprobe. Más adelante se informó que la información recolectada era en su mayor parte falsa.

Para ocultar la información, Salinas realizaba una triangulación para crear “capas respecto de su origen”.

No obstante, Emiliano Salinas cometió un error al enviar información obtenida por Canaprobe directamente a Raniere, lo que provocó que Keeffe lo reprendiera, según cita Proceso una conversación presentada por los fiscales.

Mike Weniger, un agente del FBI dedicado al caso contra Nxivm, dijo que las operaciones ilegales conducidas por Keeffe y Salinas son una clave para la evidencia contra Raniere.

Keeffe, al separarse de Nxivm, dijo que las acciones de Emiliano Salinas eran “actos criminales”.

Las presuntas acciones criminales no sólo eran para llevarse a cabo en Estados Unidos. De acuerdo con el reportaje de Proceso, escrito por Maurizio Guerrero (periodista radicado en Nueva York), en el 2009, Emiliano Salinas intentó amañar un juicio contra un crítico de Nxivm, con información obtenida de la firma Canaprobe.

Guerrero describe esta acción como “otra presunta faceta criminal de Salinas: pervertir el sistema judicial mexicano y utilizarlo a favor de su maestro Raniere”.