Aseveran. El padre es la primera persona en violentar a los menores. Foto: Especial
Organizaciones civiles destacan que en México 7 de cada 10 víctimas son niñas; comunicación es fundamental

CDMX.- Hoy se conmemora el Día Nacional contra el Abuso Sexual Infantil y aunque no existen cifras exactas sobre este delito, para muchos menores de edad, “el enemigo está en casa”.

Según los datos proporcionados por organizaciones de la sociedad civil, 60% de los casos de abuso sexual a menores suceden en el hogar, y en muchos de estos, los principales agresores son los padres, los abuelos y otros familiares cercanos.

“Cuando mi hija Claudia tenía tres años, me enteré que había sido abusada sexualmente por mi exesposo”, narra con rabia Samantha, quien durante tres años ha buscado justicia para su primogénita.

Samantha y su esposo se separaron cuando su hija tenía nueve meses, pero él convivía con ella frecuentemente. La madre dice que antes de que la niña le contara sobre la agresión, comenzó a notar que se tocaba constantemente sus genitales y le cambió el carácter, se volvió berrinchuda, se enojaba y pateaba, le tenía miedo a la oscuridad, se despertaba llorando y le costaba mucho trabajo dormir.

Un día, cuando la niña estaba acostada, le tomó la mano a Samantha y se la puso en los genitales: “En ese momento, pensé que ese comportamiento no era normal, comencé a preguntarle quién le hacía eso, y después verbalizó que fue su papá”, narra.

En el país, 60% de los casos de este delito suceden en el hogar, de acuerdo con el Diagnóstico sobre la situación del abuso sexual infantil en un contexto de violencia hacía la niñez en México, que realizó la organización Early Institute, en el que resalta también que siete de cada 10 víctimas son niñas.

El estudio de Percepción del abuso sexual infantil en México 2016-2018, de la organización Guardianes, menciona que en la actualidad se conoce que el padre es la primera persona en violentar a los menores, después los abuelos, tíos y otros familiares.

Entre 2016 y 2018 se registraron cambios en la cifra de personas que consideran que el riesgo de que un niño sea víctima de abuso sexual está en todas partes, de 34% a 55%, así como en la casa, que aumentó de 7% a 9%, mientras que disminuyó la idea de que hay peligro en la escuela, de 32% a 22%.

El informe que publicó Guardianes muestra que no se percibe que el abuso sexual infantil sea solamente violación, 73% cree que también se refiere a tocar los genitales de un menor, 66% masturbarse frente a un niño, 51% desnudarse frente a él y 66% ver pornografía que incluya a infantes.

Juan Martín Pérez García, director ejecutivo de la Red por los Derechos de la Infancia en México, explicó que ocho de cada 10 casos de violencia sexual se dan en espacios de protección, es decir, en la casa, la escuela, la iglesia, los centros deportivos: 
“Los perpetradores son siempre personas conocidas, que tienen una relación de poder, de dominio sobre el niño o la niña, con mucha frecuencia [se trata del] padrastro, el abuelo, los tíos o profesores”. 

Especialistas explicaron que es fundamental que los padres fortalezcan la comunicación y la confianza con sus hijos; además, es importante que estén alerta si notan características como: un cambio repentino de comportamiento, de ser sociable a tímido, que suben o bajan de peso, que tienen trastornos del sueño, dormir todo el tiempo o dejar de hacerlo, que sufren terrores nocturnos o que se orinen.