Foto: Especial
El error se derivó tras realizar “unos arreglos no autorizados en la zona del accidente”, señaló en un comunicado

El accidente que causó la muerte en una de las atracciones del parque Xenses de Leonardo “L”, un niño de 13 años originario del estado de Durango, se trató de un “error humano”, anunció Grupo Xcaret.

La empresa informó esto durante la mañana de este jueves 1 de abril, luego de haber admitido la muerte del menor que sucedió durante el fin de semana pasado en el estado de Quintana Roo.

El texto señala que luego del accidente del pasado 27 de marzo en las instalaciones del parque Xenses, que provocó la muerte del menor que visitaba el lugar junto con su familia, la empresa ha estado atenta a las necesidades y en comunicación para brindar todo el apoyo necesario.

De la misma manera, aclaró que el río en el que sucedieron los hechos tiene una profundidad de 60 centímetros y en los términos en los que opera habitualmente, no representa ningún riesgo para los visitantes.

“Sin embargo, un error humano ocasionó la falla que condujo a este accidente, tras el cual de inmediato se activaron nuestros protocolos de seguridad y paramédicos de planta acudieron al lugar para aplicar los primeros auxilios y trasladar al menor al hospital”, explicó Grupo Xcaret en su comunicado.

De la misma manera, enfatizó que la familia del menor estuvo acompañada en todo momento por personal del parque y de dicha empresa.

El parte oficial del grupo resaltó que en la investigación realizada se determinó que dicho error fue a raíz de realizar “unos arreglos no autorizados en la zona del accidente”.

Finalmente, expresaron estar en total disposición para colaborar con las autoridades para esclarecer cualquier responsabilidad, y reiteró sus condolencias para la familia de Leonardo “L”.

Papá de Leonardo denunció irregularidades

Por otro lado, Miguel Luna Calvo, padre del menor que perdió la vida horas después del accidente en una clínica de Playa del Carmen, denunció irregularidades en el caso y que le condicionaron la entrega de los restos del menor.

El pasado 27 de marzo, Leonardo “L” asistió al parque, se encontraba con su familia en un río artificial cuando fue succionado por uno de los filtros de agua, lo cual le provocó lesiones de gravedad.

Foto: Especial

Su padre, médico de profesión, intentó ayudarle y también fue atrapado; personas cercanas ayudaron, pero el niño quedó demasiado tiempo sumergido antes de ser rescatado.

En redes sociales, usuarios han utilizado el hashtag #JusticiaParaLeo para que el hecho no quede impune.