Archivo
El gobierno ha insistido en que la problemática que ha ocurrido desde el 31 de diciembre no es consecuencia de escasez de productos, sino de dificultades para su transporte

El embudo logístico que ha provocado desabasto de gasolinas en las estaciones de servicio de siete entidades del centro y el Bajío, incluyendo a la Ciudad de México, obedece a que la proporción de la población en esta región y la capacidad de almacenamiento de combustibles automotrices de Petróleos Mexicanos (Pemex) supera a la capacidad de transporte de combustibles por ruedas en la zona.

Según los permisos vigentes de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) para transportar combustibles por pipas y autotanques de todas las dimensiones, hay un total de 15,334 vehículos tanto propiedad de la estatal como privados que pueden circular en el país. De éstos, 5,521, es decir 36%, están en las siete entidades que reportan problemas de abasto ante el cierre de ductos como estrategia para combatir el huachicoleo.

El gobierno ha insistido en que la problemática que ha ocurrido desde el 31 de diciembre en Guanajuato, Jalisco, Querétaro, Estado de México, Hidalgo, Michoacán y en las últimas horas en la Ciudad de México, no es consecuencia de escasez de productos, sino de dificultades para su transporte.

Las 19 terminales de almacenamiento y reparto o despacho que se ubican en estas entidades tienen capacidad para almacenar 7.541 millones de barriles de gasolinas y diesel, que equivalen a 44% del total que se almacena en el país. Esta proporción está 8 puntos porcentuales arriba de la capacidad de transportar estos productos por ruedas en caso de imposibilidad para moverlos por ducto, como la que se ha presentado.

La problemática aumenta por entidades. Por ejemplo, la Ciudad de México concentra 11% de la capacidad de almacenamiento del país, con 1.870 millones de barriles en las terminales de Añil, Barranca y Azcapotzalco —hacia donde se cerró el flujo del ducto proveniente de Tuxpan por un accidente derivado de una toma clandestina—; sin embargo, la proporción que se puede mover por ruedas es de sólo 7.7% del total nacional.

La situación más grave de número de permisos para vehículos terrestres ubicados en la entidad está en Michoacán, que concentra 7.2% de la capacidad de almacenamiento del país al contar con las tres terminales terrestres de Zamora, Morelia y Uruapan, además de la terminal marítima mixta de Lázaro Cárdenas, con un total de 1.215 millones de barriles de capacidad. Sin embargo, sólo tiene registrados 172 permisos, 1.1% del total nacional.

Guanajuato, al combinar la capacidad de las terminales de León, Irapuato, San José Iturbide, Salamanca y Celaya, cuenta con una capacidad de almacenamiento de 1.935 millones de barriles, que es 11.4% de la capacidad nacional, mientras que en permisos para transporte por ruedas cuenta con 1,187 registros, que es 7.7% del total nacional.

En Hidalgo, la capacidad de almacenamiento en Pachuca y Tula asciende a 1.370 millones de barriles, que es 7.2% de la capacidad nacional, pero el número de permisos para vehículos de la entidad es de sólo 4% del total de registros.