Evidencia. Sobre el escenario los bailarines demostraron la sólidez de su formación. Fotos: Marco Medina
La institución y compañía dirigidas por Maribel Lugo y Rodolfo Moreno celebran este año dos décadas de su fundación con una gala en la que reunieron a todos los que han formado parte del proyecto

En 1999 Maribel Lugo, recién egresada de la licenciatura en Enseñanza de la Danza Clásica de la Escuela Superior de Música y Danza de la vecina ciudad de Monterrey, abrió una pequeña escuela con cuatro alumnas, con el sueño de convertir ese centro en un espacio para la profesionalización de este arte en la ciudad.

El pasado miércoles celebraron la concreción de dicho sueño, con la demostración de dos décadas de imparable labor y la graduación de Karen González, en una gala en la que mostraron el talento de los niños, jóvenes y maestros que forman parte de su comunidad.

La velada comenzó con la proyección de un video en el que se expusieron los logros de estos 20 años así como parte de su historia, en la que estuvieron involucrados los gestores culturales Rosa del Tepeyac y Francisco Hernández, quienes durante la administración del gobernador Enrique Martínez y Martínez, en 2001, creyeron en este proyecto y lo apoyaron desde el entonces llamado ICOCULT, hasta que en posteriores periodos la escuela volvió al ámbito independiente, como se ha mantenido hasta la fecha aunque en colaboración con el Instituto Municipal de Cultura.

Alumnos y exalumnos. Demostraron con coreografías bien coordinadas su buena preparación.

Asimismo destacaron a la compañía fundada desde esta institución, dirigida por Rodolfo Moreno y compuesta por ex-alumnos como Lorena Díaz y Alix Flores, y bailarines de otras partes del mundo, como Leonardo Carmona, del Estado de México y la cubana Elaine Guillén, quienes además fungen como docentes en la escuela.

Durante la primera parte todos los estudiantes, maestros, ex-alumnas y hasta la propia directora se pararon sobre el escenario para interpretar tres coreografías, hechas por Moreno, al ritmo de la música de Johann Sebastian Bach, Max Richter y Yann Tiersen, respectivamente, seguidas por un desfile donde participaron los más pequeñitos, con música de Vivaldi.

Foto: Marco Medina.

Al finalizar estos números y antes del intermedio, Lugo tomó el micrófono y agradeció la presencia de amigos y familiares en las dos funciones que ofrecieron esa tarde, cuyas entradas, además, servirán para apoyar a Said González en su viaje a Londres, donde hará una residencia de un año en el English National Ballet.

“Muchísimas gracias, de verdad, por estos 20 años que son gracias a ustedes, porque llenan los teatros, porque apoyan a estos bailarines y bailarinas, a estos jóvenes talentos para que todos lleguen muy lejos, como ahorita lo ha logrado y está en ese camino nuestro alumno Said González”, comentó la directora.

El bailarín comenzó su formación a los 7 años en esta escuela y en años recientes ha comenzado a destacar a nivel internacional.

Foto: Marco Medina.

Alix Flores, en nombre de todos los exalumnos y egresados, dio unas palabras en las cuales recordó buenos momentos de su formación y agradeció la labor de Maribel Lugo y Rodolfo Moreno al frente de este proyecto.

Después del intermedio, él, junto con Jonhal Fernández, primer bailarín del Ballet de Monterrey, Michel Parreño, bailarín invitado, Elaine Guillén, primera bailarina de la Compañía de Danza de Coahuila y Karen González, la alumna graduada, además de los jóvenes más avanzados de la escuela, presentaron la suite del ballet Don Quixote de Luwing Minkus.

El espectáculo fue una muestra de la calidad a la que tanto la compañía como la escuela aspiran, con cuidado tanto en la coreografía y la ejecución como en la producción escenográfica y de vestuario.

Foto: Marco Medina